Publicado: 03.03.2014 15:16 |Actualizado: 03.03.2014 15:16

César Alierta demanda una regulación única del mercado digital europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de Telefónica, César Alierta, ha alertado hoy de que Europa necesita regular un mercado digital único, o de lo contrario, habrá "perdido el tren" de la competitividad. En la última sesión de la mañana del Global Foro España 2012, titulada "La competitividad de la economía en un mundo global", ha intervenido el comisario europeo para el Mercado Interior y los Servicios, Michel Barnier, y los presidentes de los grupos empresariales españoles Pablo Isla (Inditex), Francisco González (BBVA) e Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), además de Alierta.

El presidente de Telefónica ha analizado la evolución de la economía española de los últimos meses y ha considerado que avanza "por el camino correcto". Según ha dicho, "somos un país competitivo" porque "estamos adaptando nuestro sistema productivo al modelo de futuro que se basa en el valor añadido y el talento humano." Alierta se ha mostrado optimista con el comportamiento que va tener la economía española en el 2014 y en el 2015, pero ha avisado de que España y Europa deben tener presente la perspectiva global.

En ese contexto, Alierta ha considerado que Europa "debe crecer más rápidamente y la solución debe ser hacerlo juntos, porque todos los europeos juntos tenemos una oportunidad de crecimiento muy importante, que además beneficiará a todos los habitantes de la Unión Europea". En concreto, ha aconsejado mejorar la competitividad de las empresas desde la inmersión en la era digital. A su juicio, "el inicio de la revolución digital, que va a cambiar totalmente la economía", se hará sobre la base de las conexiones digitales y requiere una regulación única.

"Sin un mercado digital único habremos perdido el tren", ha sentenciado Alierta. A su juicio, "Europa tiene empresas capaces de volver a liderar el mundo digital, tras una importante inversión en innovación" y tras mejorar la seguridad, privacidad y transparencia".

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha insistido hoy en que hay que eliminar de las tarifas eléctricas los costes no relacionados con lo que cuesta la producción de la energía, "compartiendo entre todos los costes medioambientales que hoy recaen sobre el sector eléctrico". El presidente de Iberdrola ha intervenido en el Foro Global España 2014 que reúne en el museo Guggenheim de Bilbao a los líderes de la economía mundial. Sánchez Galán ha realizado primero un elogio de la recuperación económica española, recordando que hace un año él y otros empresarios anunciaron que había un cambio de tendencia "entre el escepticismo general", y hoy es una realidad contrastada incluso por las agencias de calificación.

Después, Sánchez Galán ha centrado su discurso en los costes de la electricidad, recordando que la factura de la luz en Europa "es mucho más cara que en Estados Unidos, más del doble. La razón fundamental es la inclusión en muchos Estados de conceptos que nada tienen que ver con la generación de la energía", la queja que han repetido las compañías eléctricas. Galán ha insistido en que hay "compartir entre todos los costes medioambientales que hoy recaen sobre el sector eléctrico", porque ahora "se hacen recaer los costes sobre las empresas que dan el servicio, forzándolas a realizar provisiones millonarias". La solución, ha dicho, debe venir de Europa, "aportando racionalidad al sistema, con una política energética común", por ejemplo, con un regulador europeo único.

El presidente de Iberdrola ha admitido que en los últimos meses ha habido una evolución positiva en este sentido, y ha señalado que "tanto la UE como algunos Estados miembros han empezado a comprender la magnitud del problema y a darse cuenta de que es fundamental conseguir una conciliación de todos los objetivos de política energética". Como ejemplo, ha citado "la eliminación de las tarifas de conceptos no relacionados directamente con el suministro por parte del gobierno británico o, en el ámbito de la UE, los nuevos mecanismos vinculantes de reducción de emisiones para el 2030, mecanismos más precisos del mercado de CO2 y directrices comunes sobre lo que se puede considerar o no ayudas de Estado".