Público
Público

El CGPJ devuelve la pelota de la huelga a Bermejo

Su portavoz asegura que la legalidad del paro debe decidirla "el legislador"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Villalón de Campos (Valladolid), Javier Mazariegos, se ha visto obligado a dimitir. Así lo ha reconocido él al asegurar que el PP vallisoletano le ha forzado a dejar su puesto tras haber apoyado al alguacil de su municipio, condenado por agresión y acoso sexual a una trabajadora del Ayuntamiento.

El ex alcalde cree que lo que le ha costado el puesto son unas declaraciones emitidas en La Sexta de forma 'malintencionada y manipulada, aunque a lo mejor metí la pata. Afirmé que, en corrillos en los bares, la gente decía que cuando algún marido mata a su mujer, es porque le dejan en la calle, y expliqué que lo decía la gente, no yo, pero cortaron y parecía que era yo quien lo decía. Es ahí cuando me han crucificado', señaló.

En su defensa del alguacil condenado por acoso, Javier Mazariegos responsabilizó de esa condena a la Ley contra la Violencia de Género. Según el ex alcalde, esta norma 'sobreprotege y ampara a las mujeres'.

En cuanto a la decisión que hizo oficial el martes a mediodía, Mazariegos explicó que fue 'a petición del partido provincial. Me han retirado el apoyo y me han pedido que dimita, que es lo mejor para el pueblo, para mí y para ellos', agregó.

Fue el presidente del PP de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, quien anunció ayer la dimisión 'por el buen nombre' del pueblo y calificó las declaraciones del ex alcalde de Villalón de 'desafortunadas'.

Por su parte, el secretario del PSOE en Castilla y León, Óscar López, expresó su satisfacción por la dimisión y exigió al presidente del PP autonómico, Juan Vicente Herrera, que realice 'una condena expresa y gratificante' contra la actitud del ex alcalde.

El alguacil del municipio fue condenado por los abusos sexuales y el acoso al que sometió a una limpiadora municipal. El pasado mes de julio, el Tribunal Supremo ratificaba la sentencia de la Audiencia de Valladolid, que le condenaba a pagar durante seis meses una cuota diaria de seis euros por un delito de acoso sexual y a una pena de siete años de prisión por dos de agresión sexual.

El ya ex alcalde aseguró entonces que la ley que 'sobreprotegía y amparaba' a las mujeres era la responsable de esa condena.