Publicado: 20.05.2014 21:22 |Actualizado: 20.05.2014 21:22

Chacón, sobre sus boicoteadores: "Libertad de expresión y respeto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Su primera reacción ha sido de sorpresa, y una vez analizada la presencia de una decena de boicoteadores, la exministra de Defensa, Carme Chacón, no ha podido evitar cierto titubeo a la hora de iniciar su mitin, el primero en el que ha participado en la campaña electoral tras regresar ayer mismo de EEUU, donde imparte clases en Miami. Simpatizantes del PSOE se han dirigido entonces a quienes han tratado de reventar el mitin, y han conseguido alejarlos. Pero a los pocos minutos, un grupo más numeroso pero que apenas llegaba a la veintena gritaba aún con más fuerza.

"PSOE, PP, la misma mierda es", irrumpía el mencionado grupo a voces en el parque del distrito madrileño de Moratalaz en el que Chacón ha protagonizado su agridulce estreno en campaña. Aunque visiblemente enfadada, ella les respondía tratando de respetar su protesta: "Esto es Europa. Libertad de expresión y respeto para todos los seres humanos", aseguraba. El auditorio, entregado a quien suena como una de las candidatas a las primarias que los socialistas celebrarán en noviembre, se deshacía entonces en aplausos.

Pero ni los vítores ni los gritos de ánimo de los militantes y simpatizantes del PSOE han logrado tapar la protesta durante toda la intervención de Chacón. Según ha explicado a Público uno de los integrantes del grupo saboteador, que ha estado en un permanente forcejeo con otro grupo de seguidores socialistas, los jóvenes eran miembros de la organización antisistema Distrito 14 y de la Plataforma Antidesahucios. "Somos todos del barrio -Moratalaz- y también nos hemos manifestado contra la extrema derecha", se ha defendido.

Mientras tanto, una mujer de mediana edad que había acudido al mitin del PSOE en el que además de Chacón ha intervenido el líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, trataba de explicar a gritos a los manifestantes que PSOE y PP no son lo mismo. "Iros a reventar a la derecha". También a voces, el grupo respondía: "También lo hacemos".

Y mientras tanto, la socialista catalana trataba de hacerse escuchar. Chacón ha pedido el voto para el PSOE. Incluso ha utilizado argumentos similares a los que se escuchan a los miembros de la Ejecutiva federal tratando de diferenciar las políticas de los socialistas y la de los conservadores y reivindicando la herencia de los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y de Felipe González. Pero en ningún momento ha hecho mención alguna a la cabeza de lista de su propio partido, Elena Valenciano.

En todo momento ha tenido presente las protestas que se sucedían a su alrededor, e incluso se ha referido a los manifestantes. "Las protestas están muy bien, la rebeldía es necesaria, pero luego hay que votar, porque sólo somos capaces de cambiar las cosas si el día 25 vamos a las urnas y con nuestro voto decimos 'no' a la Europa egoísta, a la Europa que asfixia a su gente y 'sí' a una Europa que crece con justicia", les ha dicho. No ha faltado, además, la alusión a las palabras machistas del candidato de los conservadores, Miguel Arias Cañete. "¡Cómo va este señor comisario europeo, un señor que se sentará con una mujer a negociar, sabiendo todos lo que este señor piensa de todas las mujeres!", ha firmado.

Ha denunciado, además, que si ahora el PP ha tomado la "decisión" de "esconder a Cañete", no es sólo "por sus ideas contra las mujeres, sino porque resulta que se ha descubierto que sus empresas familiares están controladas por paraísos fiscales". "Le han dicho, ni pises una radio, ni pises una tele. Método Rajoy: tele de plasma. Y va a ser todo lo que vamos a ver a Cañete esta campaña", ha ironizado provocando los aplausos del público entre el que estaban conocidos chaconistas como el diputado vasco, Odón Elorza, o el alcalde de Soria, Carlos Martínez Mínguez.

Ante las elecciones del domingo, la exministra ha reivindicado "políticos que sean respetados por todo el mundo" -una nueva alusión a los boicoteadores- y ha reclamado dirigentes políticos "que en vez de cerrar cuentas de Twitter corran a perseguir el fraude fiscal y cierren las cuentas en Suiza". Se refería así a los fondos bancarios que dirigentes del PP mantienen en el país alpino.