Público
Público

China alegra el día a unas bolsas que se olvidan de las agencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un inexplicable sentimiento optimista se ha adueñado de los mercados. Ni las amenazas de las agencias de calificación, ni los malos resultados empresariales consiguen doblegar el apetito por el riesgo que ayer, además, se escudó en los datos macroeconómicos en China y Alemania. La segunda economía del mundo creció en el último trimestre de 2011 un 8,9%, frente al 9,1% del trimestre anterior. Los analistas estaban esperando un crecimiento dos décimas menor, pero la reacción tan positiva de los mercados se debió a que la constante desace-leración convenció a los inversores de que el Gobierno chino acometerá medidas de estímulo económico. En el conjunto del año, el PIB creció un 9,2%. En Europa, la encuesta de sentimiento económico del alemán registró la mayor subida mensual de su historia, aunque reflejó miedo por la evolución de la crisis de deuda soberana.

Sin embargo, ayer no fue día de preocuparse por eso, ni siquiera después de que Fitchdiera por segura la quiebra de Grecia. La banca europea acudió en masa a las subastas de la deuda europea y la caída de las primas de riesgo acrecentó aún más las subidas de los índices bursátiles. El mercado español recuperó los 8.500 puntos, tras ganar un 1,01%.

Pero la euforia de ayer está lejos de reflejar la realidad de los mercados. El BCE tuvo que esforzarse, según los operadores de mercado, en contener la subida de la prima de riesgo portuguesa. Este país está en el foco de las presiones de los especuladores que dan por segura una quiebra de Grecia y ya apuntan a la próxima víctima.

El optimismo también se adueñó de Wall Street a pesar de los decepcionantes resultados de Citigroup.