Público
Público

China celebra medio siglo de ocupación militar del Tíbet

El exilio calificó los festejos de "propaganda de un régimen opresor"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con una ceremonia en Lhasa, capital del Tíbet, el Gobierno chino celebró ayer la conmemoración del Día de la Emancipación de los Siervos, una fiesta con la que Pekín quiso reivindicar su papel 'liberador' en la región autónoma. Pero el exilio tibetano llora. No tienen nada que celebrar. Para los seguidores del Dalai Lama, esta festividad fue 'el recuerdo de 50 años de cruel opresión y un acto propagandísticodel régimen'.

El presidente de la región autónoma y miembro del Partido Comunista de China, el tibetano Champa Phuntsok, presidió la ceremonia de inauguración. Junto a él, representantes de 'antiguos siervos', soldados del Ejército de Liberación Popular y estudiantes acompañaron con cánticos y bailes la izada de la bandera china frente al Palacio Potala, la antigua residencia del exiliado Dalai Lama.

El acto no fue tan multitudinario como hubieran deseado las autoridades chinas. A pesar de que Pekín mantuvo el veto a la prensa internacional, fuentes independientes aseguraron que la celebración sólo contó con la presencia de 13.000 seguidores. El resto dio la espalda a los festejos.

Algo incomprensible para el presidente del país, Hu Jintao, que aseguró ayer que los últimos 50 años de presencia china en el Tíbet han servido para realizar 'la transformación social más extensa, profunda y progresista de la historia de la región autónoma'.

El Día de la Emancipación de los Siervos es la respuesta a la celebración que los exiliados tibetanos realizaron el pasado 10 de marzo para aplaudir el 50 aniversario de la rebelión tibetana contra el régimen comunista.

Estudiantes por un Tíbet Libre, una de las organizaciones de exiliados más extendida en el mundo, realizó protestas frente a las embajadas chinas en Nueva York, París, Londres y Dha-ramsala, la ciudad india donde reside el Dalai Lama desde el 29 de abril de 1959.