Público
Público

Los chinos del norte son genéticamente distintos a los del sur

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un extenso análisis de los genes de 8.200 chinos de diferentes etnias reveló sutiles diferencias entre habitantes del norte y del sur del país, e incluso entre grupos con diferentes dialectos.

El estudio, publicado en el American Journal of Human Genetics, es importante para los científicos que intentan descifrar si ciertas variantes genéticas pueden volver a algunas personas más vulnerables a algunas enfermedades, para que puedan tomarse medidas preventivas y puedan encontrarse terapias algún día.

Guiados por Liu Jianjun, jefe del grupo de genética humana en la Agencia para la Ciencia, Tecnología e Investigación en Singapur, los investigadores descubrieron que los habitantes del norte de China eran genéticamente distintos a los del sur del país, un hallazgo consistente con los patrones históricos de migración en China.

Las diferencias genéticas consistentes, o variantes, fueron encontradas en un 0,3 por ciento de los genes entre ambos grupos, dijo Liu.

"Este mapa genético nos dice cómo la gente difiere una de otra, o cómo las personas están vinculadas más cercanamente entre ellas", comentó Liu a Reuters en una entrevista telefónica.

"No sabemos de lo que son responsables esas variantes. Algunas pueden tener resultados clínicos e influencia en el desarrollo de enfermedades. Esa es la razón por la que estamos interesados en la variación genética. Nos ayudará a entender cuando hagamos estudios de enfermedades", agregó.

La enorme muestra de 8.200 participantes chinos de distintas etnias fue recogida de 10 provincias chinas y Singapur.

Inesperadamente, los científicos también encontraron variaciones genéticas entre grupos con diferentes dialectos chinos.

"Los grupos de dialectos diferentes definitivamente no son idénticos (...) el lenguaje es un reflejo de nuestra evolución, por eso se ven esas diferencias", señaló Liu.

Ahora el grupo se ha centrado en tratar de establecer si esas variantes genéticas pueden estar ligadas a la tendencia entre ciertos grupos de chinos a desarrollar enfermedades particulares, como cáncer nasofaríngeo, más frecuente en las provincias del sur que en las del norte.