Público
Público

Los científicos pueden leer la mente mejor que las personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las ecografías cerebrales podrían predecir los próximos pasos de una persona mejor que la persona misma y podrían ofrecer una poderosa herramienta a los publicistas o los responsables de salud que buscan motivar a los consumidores, dijeron investigadores.

El equipo halló un modo de interpretar las imágenes del cerebro en "tiempo real" para detectar si las personas que veían mensajes sobre el uso de protector solar finalmente se aplicaban el filtro en la semana siguiente.

Las imágenes fueron más precisas que los voluntarios, informó el equipo de Emily Falk, de la University of California Los Angeles, en el Journal of Neuroscience.

"Estamos intentando descifrar si hay una sabiduría escondida dentro del cerebro", dijo Falk en una entrevista telefónica.

"Muchas personas 'deciden' hacer cosas, pero luego no las hacen", agregó Matthew Lieberman, profesor de psicología que lideró el estudio.

Pero con imágenes por resonancia magnética funcional (fMRI por su sigla en inglés), el equipo logró ir más allá de las buenas intenciones para predecir la conducta real.

La técnica fMRI usa un campo magnético para medir el flujo sanguíneo en el cerebro. Puede mostrar cuáles regiones son más activas que otras, pero requiere una cuidadosa interpretación.

El equipo de Falk reclutó a 20 hombres y mujeres jóvenes para su experimento. Mientras eran sometidos a la fMRI, los participantes leyeron y escucharon mensajes acerca del uso seguro del protector solar, mezclados con otros mensajes para que no adivinaran de qué se trataba el ensayo.

"En el primer día del experimento, antes de la sesión de la ecografía, cada participante indicaba su uso de protector en la semana anterior, sus intenciones para la próxima semana y sus actitudes hacia el filtro solar", escribieron los investigadores.

Después de ver los mensajes, los voluntarios respondieron más preguntas acerca de sus intenciones y obtuvieron un bolso con productos que contenía, entre otras cosas, toallitas de protección solar.

"Una semana después hicimos un seguimiento sorpresa para detectar si habían usado el filtro", dijo Falk.

Alrededor de la mitad de los voluntarios habían pronosticado correctamente que usarían el protector. El equipo entonces analizó las imágenes del cerebro para ver si podían encontrar alguna actividad cerebral que pudiera superar ese pronóstico.

La actividad en un área del cerebro, una parte de la corteza prefrontal medial, ofreció la mejor información.

"Desde esta región del cerebro pudimos predecir, entre tres cuartos de las personas, si aumentarían el uso de filtro solar más allá de lo que dijeron que harían", explicó Lieberman.

"Es la región de la corteza prefrontal que sabemos que es desproporcionadamente mayor en los humanos que en otros primates", agregó. "Esta asociada con la consciencia y parece ser crítica en el pensamiento sobre uno mismo y sobre las preferencias y valores", afirmó.

Mientras que los resultados pueden ser importantes para los publicistas que buscan transmitir un mensaje motivador, pueden ser también relevantes para los expertos en salud pública que intentan persuadir a la población acerca de la necesidad de llevar una vida sana, dijo Falk.