Público
Público

Clegg exigió a Brown la dimisión para un eventual pacto de centro-izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder liberaldemócrata Nick Clegg le dijo al anterior primer ministro británico, el laborista Gordon Brown, que no tendría más remedio que presentar su dimisión para que ambos partidos pudiesen llegar a un eventual pacto de gobierno.

Así lo revela el ex ministro británico para la Empresa Peter Mandelson en sus memorias, que ha comenzado a publicar en forma de serie el diario The Times.

Mandelson estuvo presente en las negociaciones que siguieron a las elecciones generales de mayo, en las que ninguno de los tres mayores partidos parlamentarios - incluido el conservador- consiguió la mayoría absoluta.

El ex ministro laborista y miembro de la Cámara de los Lores describe una reunión secreta en la que Clegg, actualmente viceprimer ministro en una coalición con los conservadores de David Cameron, le dijo a Brown que tendría que sacrificarse para un eventual pacto de centro izquierda.

"Debe comprender que no siento animadversión personal...pero no es posible legitimar una eventual coalición y ganar un referéndum a menos que usted deje el cargo con dignidad", le dijo Clegg al líder laborista.

Según Mandelson, Brown no dio una respuesta inmediata a su interlocutor, pero poco después acudiría al palacio de Buckingham para comunicarle a la Reina que dejaba el cargo.

Mandelson revela por otro lado que el predecesor de Brown en Downing Street, su correligionario Tony Blair, le dijo también a ése que no podría encabezar en ningún caso una coalición con los liberales.

"Tony (Blair) le dijo y me dijo también a mí que la gente no aceptaría el que Gordon (Brown) siguiese en el cargo".

Según Mandelson, Brown terminó reconociendo que tendría que abandonar el poder, pero no quiso dar la impresión de que lo hacía por la fuerza. "Ya he sufrido suficientes humillaciones", dijo el todavía primer ministro, según su correligionario.

Mandelson, que se ha adelantado a Blair en la publicación de sus memorias, tituladas "El Tercer Hombre", declaró a The Times que Brown sentía un "enorme desprecio" por Blair, algo que resultó ser "tremendamente destructivo".