Publicado: 22.01.2014 17:42 |Actualizado: 22.01.2014 17:42

Coca-Cola presenta 750 despidos y el cierre de cuatro plantas embotelladoras en España

El ERE que conlleva la integración del embotellador único afectará a 1.250 trabajadores, supone el cierre de las fábricas de Fuenlabrada, Alicante, Palma de Mallorca y Asturias y la recolocación de 500 empleados.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Coca-Cola Iberian Partners ha presentado este miércoles a los sindicatos el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que anunció en diciembre y que afectará a 50 empleados más de lo previsto inicialmente, a un total de 1.250 trabajadores y ha comunicado el cierre de cuatro de sus once plantas en España, según informaron fuentes del área privada de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csi-F).

La multinacional quiere despedir a 750 trabajadores, cerrar las plantas de Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Palma de Mallorca y Asturias y recolocar a 500 empleados en otras fábricas.

La compañía, que cuenta con una plantilla en España de 4.200 trabajadores, ha informado a los sindicatos en el inicio de las consultas del ERE al que CCOO advirtió que impugnaría si éste contenía despidos forzosos.

Coca-Cola Iberian Partners es la empresa resultante del proceso de integración de las siete begas o empresas embotelladoras que Coca-Cola tiene en España [Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega]. Un proceso que se puso en marcha en febrero del pasado año y que, según informa la compañía en un comunicado, está orientado a "eliminar duplicidades e ineficiencias y unificar criterios" en las actividades y procedimientos que se realizan en el grupo.

La empresa ha explicado que en el ámbito productivo se estructurará con arreglo a un nuevo mapa circular, racionalizando así las plantas del Norte de España y de la zona de Levante y Baleares, y capturando sinergias en la zona centro.

El cierre de estas cuatro plantas, remarca la empresa, supondrá el aumento de productividad y plantilla en las fábricas restantes, situadas en A Coruña, Bilbao, Barcelona, Málaga, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife y Valencia.

Coca-Cola Iberian Partners destaca que la nueva organización comercial estará centrada en un modelo de venta y distribución más eficiente, con una nueva estructura operativa para la mejora en la gestión de equipos de frío y nuevo modelo de reposición que permita maximizar la eficiencia comercial en el punto de venta.

Por otro lado, el servicio de atención al cliente se centrará en Madrid, Barcelona y Sevilla también para potenciar su "rapidez, eficacia y funcionamiento integrado en todas las áreas de contacto directo con el cliente".

Iberian Partners ha indicado que el plan de reestructuración busca integrar en una sola organización empresarial lo que hasta ahora habían sido estructuras empresariales diferenciadas, evitando duplicidades e ineficiencias que dañarían el futuro del proyecto empresarial.

Aunque pierde la planta que tenía en Fuenlabrada, Madrid, además de ser la sede social de la empresa, centralizará las operaciones comerciales, la comunicación y los departamentos legal y financiero, además de acoger uno de los centros de servicio de atención al cliente.

Los sindicatos se han opuesto desde el principio a un ERE que contenga despidos forzosos y cierres de plantas, y tras la formalización del expediente, se mantienen firmes en su postura y han anunciado la preparación de un calendario de movilizaciones.

Tanto la Federación de Industria y Trabajadores Agrarios (FITAG) de UGT como la Federación Agroalimentaria de CCOO han confirmado a Público que esta misma tarde presentarán en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) el conflicto previo para convocar paros a partir de febrero.

Serán paros durante el periodo de consultas [ 30 días desde la formalización del ERE] entre la dirección y la mesa negociadora y con independencia de los que convoquen los comités de empresa o de otros centros de trabajo. Las dos primeras semanas serán paros de dos horas por turno y trabajador durante los martes y los jueves; mientras que la tercera semana los paros serán totales también el martes y el jueves y a los que han llamado a sumarse a otras organizaciones sindicales.

Sin embargo, la unidad sindical en este conflicto parece débil. CCOO ha impugnado la composición de la mesa negociadora del ERE al entender que no representa el peso del sindicato. Fuentes de UGT han confirmado a Público que cuentan con siete representantes en la mesa, mientras que los otros seis están repartidos entre las demás fuerzas.