Publicado: 07.11.2014 12:01 |Actualizado: 07.11.2014 12:01

Colita renuncia al Premio Nacional de Fotografía por la "situación de pena" de la cultura

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Isabel Steva Hernández, conocida artísticamente como Colita, ha rechazado el Premio Nacional de Fotografía 2014, que concede el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y que está dotado con 30.000 euros.

Cultura anunció este jueves el nombre de la galardonada y este viernes la fotógrafa ha rehusado este premio, concedido por su "trayectoria de más de cinco décadas como fotógrafa en varios medios" y por haber sido una fotógrafa comprometida con su época, en particular en la defensa de los derechos de la mujer.

En su página personal de Facebook, la artista explica que ha remitido una carta al ministro de Cultura, Educación y Deportes, José Ignacio Wert, para declinar el galardón, en que critica la situación de "pena, vergüenza y dolor de corazón" la situación de la cultura y educación española.

"No es posible que exista dicho ministerio. Es una quimera; habrá que esperar con ilusión otros tiempos, otras gentes, otros gobiernos que nos devuelvan a nosotros el orgullo y a ellos el honor", ha señalado Colita. "Así pues, de momento, señor Wert no me apetece salir con usted en la foto", asevera contundente la fotógrafa, que niega que su condición de catalana y la situación actual tengan que ver con su renuncia.

"No hagan inventos. Yo creo y milito en la Cultura Universal", deja claro Colita, que con su reacción se suma a la del músico y violagambista catalán Jordi Savall, quien el pasado 30 de octubre renunció al Premio Nacional de Música 2014 en protesta por la política cultural del Gobierno.

En una carta enviada al Ministerio y dirigida también al jurado, Savall agradeció el galardón y manifestó su "alegría", pero reconoció sentir una inmensa tristeza al no poder aceptar el premio sin traicionar sus principios y sus convicciones más íntimas, porque procede de la principal institución del Estado, responsable del "dramático desinterés y de la grave incompetencia en la defensa y la promoción del arte y de sus creadores".

Asimismo, el escritor Javier Marías rechazó en 2012 el Premio Nacional de Narrativa por su novela Los enamoramientos, con el objetivo de "no ser vinculado a cualquier partido político o al poder", tal y como explicó el autor en su momento.

"Durante todo este tiempo he esquivado a las instituciones del Estado independientemente del partido que gobernara y he rechazado toda remuneración que procediera del erario público. Me considero una persona independiente y no quería verme vinculado a cualquier partido político o al poder", dijo en su momento.

Del mismo modo, el artista Santiago Sierra rechazó en 2010 el Premio Nacional de Artes Plásticas por sentido común mediante una carta dirigida a la entonces ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, en la que manifestó que "este premio instrumentaliza en beneficio del Estado el prestigio del premiado".

"El Estado no somos todos. El Estado son ustedes y sus amigos. Por lo tanto, no me cuenten entre ellos, pues yo soy un artista serio. No señores, No, Global Tour. ¡Salud y libertad!", manifestó el artista en su misiva.