Público
Público

Competición multa a Guardiola

15.000 euros por declarar que el acta arbitral «mintió» 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol sancionó ayer a Pep Guardiola con 15.000 euros de multa por las declaraciones que hizo el técnico tras el Almería-Barça del pasado 6 de marzo, en las que dijo que el árbitro Carlos Clos y su asistente, Juan José Gallego, mentían en el acta del encuentro sobre los motivos de su expulsión. La resolución de Competición es susceptible de recurso ante el Comité de Apelación en el plazo de diez días, una opción que el Barça medita hacer efectiva.

Según plasmó en el acta el colegiado, expulsó a Guardiola del banquillo 'por abandonar el área técnica, desplazándose hasta el asistente nº1 y acercando su cara a escasos centímetros de este, a la vez que le gritaba con los brazos en alto: pitas todo al revés, no te enteras de nada'. La intención del preparador era que Clos oyera sus lamentos por el micrófono del auxiliar. Por esos hechos Guardiola fue sancionado con 600 euros de multa y un partido de suspensión.

Al día siguiente, las cámaras de televisión revelaron que esas no habían sido las palabras del de Santpedor. 'No es que esté demasiado orgulloso de lo que hice. Puedo entender la expulsión, pero si decidimos recurrirla fue porque el señor Clos y el señor Gallego mienten. Yo me equivoco y me voy a la grada, pero ellos mienten y lo saben', dijo en rueda de prensa. El expediente de la Federación contempla cinco ocasiones en las que Guardiola repite que los árbitros mintieron. Y por esas declaraciones públicas fue sancionado ayer.

El Comité Técnico de Árbitros denunció los hechos al considerar 'muy graves' las afirmaciones del preparador y que ponían 'en tela de juicio el contenido del acta e incluir calficaciones intolerables como mentirosos, cuando los entrenadores deberían dar ejemplo de corrección y buen comportamiento'.

El Barça intentó anular la petición del Comité y que se sobreseyera la causa alegando que Pep especificó que no se refería al estamento arbitral en general sino sólo a Clos y a Gallego, argumento que fue desestimado al considerar la instrucción que hay 'abundantes precedentes' de denuncias del Comité Técnico de árbitros que han derivado en procesos de este tipo. El club también trató de escudarse en la libertad de expresión del técnico, extremo rebatido al considerarlo un recurso 'manido'. Según Competición, las declaraciones de Guardiola no fueron un juicio de valor sino la imputación de un 'grave ilícito disciplinario'.

La multa impuesta al técnico catalán está recogida en el artículo 68 del Código Disciplinario de la Federación Conductas contrarias al buen orden deportivo reportadas como muy graves, cuya sanción oscila entre 3.006 y 30.051 euros. Y a Guardiola se le han impuesto 15.000 euros al considerar que no es reincidente y al otorgarle 'grado medio' dentro de la gravedad de los hechos. No se consideró procedente la imposición de una inhabilitación deportiva.