Público
Público

Condenan a O.J. Simpson a 15 años de prisión por secuestro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

O.J. Simpson, que asombró a Estados Unidos hace más de una década al ser absuelto en un juicio en su contra por homicidio, fue sentenciado el viernes a al menos 15 años de prisión tras ser declarado culpable por cargos de secuestro en Las Vegas.

La sentencia fue pronunciada por un juez del distrito del Condado de Clark, dos meses después de que los jurados encontraran a la estrella del deporte retirada, de 61 años, culpable de los 12 cargos en su contra por el robo a mano armada de objetos deportivos de colección en un hotel y casino en septiembre de 2007.

La ex estrella del fútbol americano que se transformó en actor, vestido con un mono azul de prisión, tenía un aspecto pesimista y demacrado mientras se entregaba la sentencia.

Minutos antes, había pedido un indulto, diciendo que sólo quería recuperar algunas pertenencias que creyó que le habían sido sustraídas por error.

"No quise herir a nadie y no quise robar nada", explicó el ex deportista mientras su voz temblaba de emoción.

Simpson ha estado detenido desde que fue condenado el 3 de octubre, exactamente 13 años después de su controvertida absolución en Los Angeles en las muertes de su ex esposa, Nicole Brown Simpson, y el amigo de ella Ron Goldman.

No estaba claro cuántos años cumplirá Simpson antes de poder optar a la libertad condicional, o la forma en que las penas de cárcel impuestas por el juez por otros delitos se sumarán a la sentencia de 15 años que recibió Simpson por secuestro.

Los abogados de Simpson pidieron que su defendido reciba una sentencia no superior a seis años por ingresar a la fuerza a un cuarto del hotel y casino Palace Station junto a cinco cómplices, en septiembre de 2007, para contener a dos vendedores de objetos deportivos a punta de pistola.

Posteriormente, Simpson y sus cómplices huyeron con artículos de colección valorados en miles de dólares.

Los otros cuatro hombres, originalmente acusados dentro del caso, acordaron declarase culpables y subieron al estrado durante casi tres semanas para ofrecer testimonios mientras se definía la sentencia.