Público
Público

La confianza en España continúa deteriorándose

La prima de riesgo supera los 200 puntos. Alemania frena la caída en la bolsa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Invertir en deuda española es cada día más peligroso, según los inversores internacionales. Ese miedo a que el país no pueda afrontar la refinanciación de su deuda se refleja en la diferencia entre el bono español a diez años y el alemán. Esta relación rebasó ayer la cota psicológica de los 200 puntos básicos, el nivel más alto desde que España entró en la Unión Europea. 'En estos límites tan altos, un deterioro de nueve puntos básicos como el de ayer tampoco es tan escandaloso', comenta Ignacio Cantos, director de renta variable de Atlas Capital. En su opinión, los problemas en el mercado de la renta fija española continuarán hasta finales del mes de julio. 'Es cuando finaliza el plazo de los compromisos financieros más altos de la deuda. Luego, España podrá respirar relativamente tranquila, al menos hasta el 2011', asegura Cantos.

El resto de países del sur de Europa, especialmente Italia, también sufró ayer un importante deterioro de sus referencias en el mercado de renta fija. Noticias como la de Hungría del pasado viernes, en la que el propio Gobierno magiar ponía en duda la veracidad de las cuentas públicas, agravan la crisis de deuda que sufre Europa este año . Y si, como ocurrió ayer, las sospechas de manipulación se vierten desde Gran Bretaña, el descontrol entre los inversores es incluso mayor. 'Si algo disgusta al mercado, son las dudas. Ahora, parece que nadie puede fiarse de los datos públicos de los Estados, lo que dispara el nerviosismo', advierte Luis Lorenzo, analista de Dif Broker. En esas circunstancias, cada día aumenta la tendencia a buscar refugios seguros, aunque ello suponga menos beneficios. Por eso, ayer, el refugio europeo por excelencia, la deuda alemana, marcó la rentabilidad más baja de su historia: un 2,55%.

Esta situación hacía presagiar una jornada negra también en las bolsas, pero no fue así. El plan de ajuste alemán presentado por Angela Merkel se convirtió en el revulsivo que frenó las caídas. A las bolsas, los planes de ajuste les gustan tanto más cuanto menos le gustan a la gente que tiene que sufrirlos. El plan es todo un aviso a navegantes. Si la economía de Alemania, que es una de las más saneadas de Europa, necesita un ajuste tan drástico como el anunciado, ¿qué tendrán que hacer el resto de sus vecinos europeos?

'Este plan ha venido a reforzar algo que ya estaban valorando los inversores en las últimas jornadas y es que las medidas de ajuste españolas son muy descafeinadas', asegura Luis Lorenzo. Por supuesto, la huelga de funcionarios de hoy empeora más la imagen del país.

El cierre de las bolsas reflejó esas dudas. La española fue la más bajista entre las grandes de Europa. El índice Ibex 35 cedió un 1,44%, hasta los 8.795 puntos. La caída sólo fue superada por el mercado griego, que perdió un espectacular 5,85% sin ninguna explicación más, según los expertos, que esas dudas por comparar los planes de ajuste.

A pesar de todas esas dudas, la moneda única europea apenas cedió un 0,23%, hasta los 1,194 dólares al cierre del mercado europeo ,después de que las primeras horas de cotización auguraban una negra jornada, ya que la divisa llegó a caer hasta 1,187 dólares.