Público
Público

El Congreso aprobará hoy la nueva forma de sancionar en las carreteras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El pleno del Congreso aprobará hoy la reforma del procedimiento sancionador de tráfico, una nueva forma de tramitar las sanciones para agilizar los "tiempos" en la notificación de las multas, que se podrá hacer por correo electrónico y reducir en un 50 por ciento si se abonan pronto.

Esas son algunas de las premisas de la reforma sancionadora de Tráfico, a la que dará luz verde mañana el Congreso, aunque puede sufrir algunas modificaciones si los grupos parlamentarios deciden no respaldar todas las enmiendas introducidas por los senadores durante su tramitación en la Cámara Alta.

De momento, con el texto que llega hoy al Congreso, Tráfico deberá "perdonar" miles de puntos de multas en tramitación: el Senado incluyó que se archiven aquellos expedientes sancionadores, todavía pendientes, que se abrieron desde el inicio de la tramitación parlamentaria y que acarreaban pérdida de puntos en la norma anterior, pero no en la nueva.

Pero uno de las novedades "estrellas" de la ley está en el sistema de notificaciones, que lo simplifica: las sanciones se notificarán dos veces, en lugar de las tres actuales, y se hará por correo electrónico en el caso de los vehículos matriculados a nombre de una persona jurídica, un método al que se podrán acoger de forma voluntaria las personas físicas, a las que se asignará una Dirección Electrónica Vial (DEV).

Si se opta por el método tradicional, y no es posible hacer entrega al infractor de la sanción, se procederá a su publicación en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico (TESTRA).

Si el infractor quiere quitarse la sanción pronto, en menos de 20 días, podrá beneficiarse de un descuento del 50 por ciento de la multa, aunque perderá el derecho a recurrirla.

Parte de lo recaudado con las multas se destinará a ayudar a las víctimas de los accidentes, además de a acciones en favor de la seguridad vial.

Las infracciones leves serán castigadas con multa de hasta 100 euros; las graves con 200 y las muy graves con hasta 500 euros.

En el texto se tipifican nuevas infracciones: se considera por ejemplo leve ir en bicicleta sin elementos reflectantes; grave, parar o estacionar en el carril bus o en zonas de carga y descarga, y muy grave conducir vehículos que tengan instalados inhibidores de radar o simplemente instalarlos.

También se considera infracción muy grave colaborar en la colocación de elementos que alteren el funcionamiento normal del uso del tacógrafo o del limitador de velocidad.

Algunas de estas infracciones llevarán acompañadas pérdidas de puntos importantes, como la de conducir vehículos que tengan instalados sistemas para inhibir la vigilancia del tráfico o de sistemas de detección de radar, con seis créditos, los mismos que conlleva conducir de forma temeraria o bajo los efectos de drogas.

Tres puntos perderán los que conduzcan utilizando auriculares u otros dispositivos que disminuyan la atención, como el móvil o navegadores, lo que se considera como una infracción grave.

Los conductores que acumulen cuatro sanciones graves o muy graves sin pagar no podrán realizar gestiones en la DGT, cuyo director, Pere Navarro, se muestra satisfecho con el resultado final de la tramitación aunque a lo largo de ella, admite, "hubo momentos de inquietud".

"Teníamos la impresión de que habíamos dado un caballo de carreras y podía salir un camello", ha dicho recientemente Navarro.

En el texto que ha salido del Senado también se incluye que la grúa pueda retirar el coche estacionado en zona azul cuando se triplique el tiempo permitido, y que las motos de tres ruedas puedan circular a la misma velocidad que las de dos.

La reforma también precisa que se respetarán unos márgenes de error en las sanciones impuestas por radares, a diferencia de lo que contemplaba el proyecto original, en el que esos márgenes desaparecían.

El objetivo de la reforma, según ha dicho a Efe la directora del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la DGT, Ana Ferrer, "no es más denuncias, es cumplir las normas", ya que, en su opinión, si las denuncias se resuelven pronto "tiene un efecto pedagógico que no tiene si nos perdemos en los recovecos de las trampas, que lo único que hacen es ayudarnos a ser más insolidarios".