Público
Público

El Congreso del socialismo francés se perfila como una batalla entre Royal y el resto de corrientes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Partido Socialista (PS) francés abrió hoy en Reims (noreste) su 75 Congreso, que deberá designar al sucesor de François Hollande al frente de la formación, un relevo que se perfila como una batalla entre la ex candidata presidencial Ségòlene Royal y el resto de las corrientes internas.

Los alcaldes de París, Bertrand Delanoe, y de Lille, Martine Aubry, además del representante del ala izquierda del partido Benoit Hamon, encabezan el resto de los movimientos internos, que han protagonizado en los últimos días procesos de distanciamiento de la ex candidata.

Royal, presidenta de la región de Poitou-Charentes, encarna la corriente mejor representada en el Congreso, puesto que su proyecto político fue el más apoyado por los militantes el pasado día 6, cuando obtuvo el 29 por ciento de los votos.

Pragmática ideológicamente, Royal es la que más cambios propone en el partido, que pretende convertir en una máquina fuerte capaz de hacer frente en las elecciones presidenciales de 2012 al conservador Nicolas Sarkozy.

Delanoe fue segundo con el 25,2% de los votos, pese a que contaba con el apoyo del primer secretario saliente y de buena parte de la actual dirección, que le considera el aspirante de la continuidad.

Aubry, que aglutina en su candidatura a corrientes lideradas en el pasado por el ex primer ministro Laurent Fabius y por el actual director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, obtuvo el 24,3% de los votos, por delante de Hamon (18,4%), que representa el ala más izquierdista de la formación.

Sin desvelar si optará personalmente a la dirección del PS o si propondrá como candidato a un miembro de su equipo, Royal dio hace unos días el primer paso para formar una candidatura única en torno a su texto político, pero el resto de los líderes no parecen dispuestos a secundarla.

Aubry y Hamon la consideran poco progresista y han expresado su rechazo de forma pública, al tiempo que han comenzado a obrar para formar un frente anti-Royal.

"Creo que la concepción del PS de Royal no es compartida por la mayoría", aseguró hoy en Reims Fabius, quien instó a la unión de las otras tres corrientes para cerrar el paso a la presidenta de Poitou-Charentes.

Más ambiguo aparece el entorno de Delanoe, que amalgama personalidades abiertas a un pacto con Royal y otras hostiles a la ex candidata presidencial.

El propio alcalde de París se ha esforzado en los últimos días en marcar distancias con la antigua aspirante al Elíseo.

Entre los principales puntos de discrepancia figura el deseo de Royal de hacer del PS "un gran partido democrático, popular y de movilización social", lo que implica abrirlo a una militancia amplia, para lo cual preconiza una reducción de las cuotas de afiliación.

Delanoe discrepa, apuesta por mantener el PS como "una vanguardia" de izquierdas y no comparte la idea de Royal de abrir la puerta a alianzas con formaciones de centro, como el MoDem de François Bayrou.

Delanoe, Aubry y Hamon se reunieron hoy en París horas antes de viajar a Reims, lo que hace pensar que continúan los esfuerzos para elaborar un frente de oposición a la ex candidata presidencial.

No es la primera vez que Royal se ve frenada por su partido, pues el año pasado se quejó de la falta de apoyo del aparato del PS durante la campaña que perdió contra el conservador Sarkozy.

La presidenta de Poitou-Charentes logró entonces convertirse en la candidata socialista al Elíseo en un proceso de primarias en el que se impuso de forma clara a Fabius y Strauss-Kahn, pero adoleció del apoyo de muchos líderes socialistas en su carrera por convertirse en la primera mujer en alcanzar el Elíseo.

El Congreso de Reims -compuesto por 631 delegados repartidos en función del apoyo logrado por cada corriente- deberá designar a la llamada "comisión de resoluciones", integrada por 102 miembros y encargada de elaborar un texto de síntesis entre todas las corrientes.

En caso de que no haya acuerdo, los delegados elegirán una, que irá acompañada de un Consejo Nacional, máximo órgano de dirección del partido.