Público
Público

Consecuencias de nacer con baja talla se extienden hasta adultez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los niños que nacen "con bajatalla para la edad gestacional", es decir que sonsignificativamente más pequeños que la mayoría de los bebésnacidos tras la misma cantidad de semanas de embarazo, tienenalto riesgo de aumentar rápidamente el peso y la cantidad degrasa corporal en la adultez, informó un equipo deinvestigadores franceses.

Las personas que nacen con baja talla para la edadgestacional tienen alto riesgo de enfermedad cardíaca en laedad adulta, mientras que el aumento del peso y del nivel degrasa corporal lo exacerbaría, indicó el equipo dirigido porTaly Meas, del Hospital Robert Debre, en París.

El equipo analizó el peso y la composición corporal de 389hombres y mujeres que habían nacido con baja talla para la edadgestacional y de 462 personas nacidas con con talla normal. Secompararon los resultados cuando los participantes cumplieron22 y 30 años.

En ambas evaluaciones, los participantes que habían nacidocon baja talla eran más pequeños y delgados que quienes habíannacido con talla normal, publicó Journal of ClinicalEndocrinology and Metabolism.

A los 22 años, el perímetro de cintura promedio era máspequeño en el grupo que habían nacido con baja talla que en lacohorte nacida con talla normal (75 frente a 77 centímetros).Pero a los 30 años, ambos grupos tenían un perímetro promediode 82 centímetros.

También a los 22 años, las dos cohortes tenían una masacorporal promedio similar, pero en los ocho años siguientes,los que habían nacido con baja talla engordaron más rápido.

"Durante los ocho años de seguimiento, los adultos quehabían nacido con baja talla para la edad gestacionalaumentaron más de lo adecuado su índice de masa corporal, loque eleva el nivel de grasa corporal y abdominal", informaronlos autores.

Asimismo, el equipo halló que la proporción de obesos erael doble en el grupo de baja talla al nacer que en la cohortecon talla normal al nacer (un 12,3 frente a un 6,5 porciento).

Según el equipo, estos datos sugieren que las consecuenciasdel retraso en el crecimiento fetal superan la infancia.

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism,octubre del 2008