Público
Público

Correa blanqueó dinero en una urbanización de Granada

La trama financió un complejo residencial en Salobreña con dinero obtenido ilícitamente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La compañía británica Rustfield, de la que Francisco Correa, el cabecilla de la trama Gürtel de corrupción, es el beneficiario económico, blanqueó 240.000 euros en el residencial Alminares en Salobreña (Granada), según se afirma en un auto del martes pasado del magistrado Antonio Pedreira, instructor de la rama del caso radicada en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Rustfield aportó 240.000 euros 'de procedencia ilícita previamente sacados al exterior' a la cuenta de Lujeca, una sociedad patromonial administrada por Jesús Calvo Soria, según escribe Pedreira en el auto en el que rechaza levantar el embargo que pesa sobre una cuenta de Lujeca. La Fiscalía asegura que Calvo Soria conocía sin duda alguna la procedencia ilícita de esos fondos.

El juez Pedreira detalla en su auto los pasos que se siguieron para el blanqueo. En noviembre de 2002, Calvo Soria constituyó la sociedad Nuevos Proyectos Inmobiliarios (NPI), que estaba participada por su patrimonial Lujeca, para edificar el residencial Alminares. Posteriormente, NPI acordó en junta general vender parte de las acciones de Lujeca a Rustfield. Los accionistas financian la compra de la finca mediante un préstamo de 900.000 euros. Rustfield aporta para ello 240.000 euros (225.000 suyos más 15.000 en nombre de Lujeca) mediante un ingreso en efectivo en la cuenta de NPI en Caja Madrid.

La Oficina de Investigación contra el Fraude, en un informe, consideró que se había producido una repatriación de fondos. La Fiscalía asegura que el dinero se transfirió desde la cuenta de Rustfield en el Barclays Bank de Londres, 'por lo que ninguna duda puede albergar Calvo Soria de que se trataba de un ingreso del extranjero para deslocalizar una inversión de Correa'.

En el proyecto de Salobreña participó además la sociedad Bratelk SL, cuyo administrador único es Máximo González Jurado, quien aportó 330.000 euros. González Jurado, que no está imputado en el caso, es el presidente del Consejo de Enfermería y, según una grabación incluida en el sumario, fue quien movió los hilos que llevaron a la moción de censura en Bormujos.

Así lo transmitió el propio Correa en un almuerzo en octubre de 2006 cuando le cuentan que Calvo Soria declaraba ante un juez de Sevilla por la moción de Bormujos. Preguntado por Público, González Jurado manifestó sobre Bormujos que nada tuvo que ver, que fue allí porque le invitaron a tomar un café. Sobre Salobreña indicó que invirtió allí porque le pareció 'un proyecto interesante'. Su intención, agregó, era comprar tres viviendas de la promoción para revenderlas y obtener una plusvalía y que no sabía que Rustfield era de Correa ni que hubiera dinero negro en la operación.

Calvo Soria, además de socio de Correa en Salobreña, fue el muñidor junto a Tomás Martín Morales de la moción de censura que desbancó en enero de 2005 al PSOE de la alcaldía de Bormujos (Sevilla). Tanto Calvo Soria como Martín Morales están imputados en la causa Gürtel. La justicia investigó entonces un presunto soborno, pero archivó el caso por falta de pruebas. Dos ediles independientes habían denunciado que un grupo de Madrid les había ofrecido 840.000 euros si votaban a favor del cambio en la alcaldía, que logró Baldomero Gaviño, un concejal independiente aliado con la edil del PP, Ana Hermoso, actual alcaldesa.