Público
Público

Costos de atención al final de la vida siguen subiendo en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Los costos de la atención dela salud al final de la vida no muestran signos de estabilidad,según revela un estudio de Estados Unidos y Canadá publicado enArchives of Internal Medicine.

Pero otras tendencias en la última década, incluido unaumento sostenido del uso de las residencias para enfermosterminales, podrían abrir camino a un descenso de esos costos yuna mejora de la calidad de la atención de esos pacientes, dijoa Reuters Health el doctor Jonathan Bergman, de la Universityof California en Los Angeles, y coautor del estudio.

"Terminamos gastando un tercio de nuestros recursos desalud en el último año de vida", agregó.

Los pacientes que utilizan esas residencias dejan derecibir tratamientos curativos, como quimioterapia contra elcáncer y pasan a usar tratamientos para aliviar los síntomas yasistencia espiritual y social.

Para que la cobertura federal estadounidense Medicare cubralos costos de la residencia, el médico debe certificar que alpaciente le restan seis meses o menos de vida.

El equipo de Bergman halló que, mientras que la utilizaciónde las residencias creció del 30 por ciento en 1992 a más del60 por ciento en el 2005 sólo entre los pacientes terminalescon cáncer de próstata, el momento de la llegada a laresidencia no cambió.

Un cuarto de los pacientes pasaron siete días o menos allí,lo que es "muy poco como para maximizar el beneficio de lainternación", escribe el equipo. Otro 10 por ciento superó losseis meses de atención en la residencia que indican las guías.

El equipo halló que los pacientes de las residencias eranun 20 por ciento menos propensos a recibir atención de altaintensidad, como cuidados de terapia intensiva o por lo menosdos consultas de emergencia o maniobras de resucitacióncardiopulmonar.

Se les realizaron también menos estudios por imágenes, queson costosos y no tienen utilidad en los pacientes terminalescon cáncer de próstata.

Otro estudio sobre pacientes terminales con insuficienciacardíaca demostró que, según el sistema de salud de EstadosUnidos, más residencias no necesariamente significa menosgastos.

En el estudio, sobre casi 230.000 afiliados a Medicare quemurieron por insuficiencia cardíaca entre el 2000 y el 2007, elequipo de la doctora Kathleen T. Unroe, de la Escuela deMedicina de la Duke University, en Carolina del Norte, hallóque la utilización de las residencias para pacientes terminaleshabía aumentado "drásticamente" del 19 por ciento en el 2000 acasi el 40 por ciento en el 2007.

Pero la tasa de hospitalización en los últimos seis mesesde vida se mantuvo en el 80 por ciento.

Y más pacientes hospitalizados fueron atendidos en unaunidad de terapia intensiva (UTI): del 42 por ciento en el 2000al 50 por ciento en el 2007.

El tiempo promedio en una UTI también aumentó: de 3,5 a 5días. Los costos crecieron de 28.000 dólares por paciente enlos últimos seis meses de vida en el 2000 a 36.000 dólares enel 2007.

"Hay una gran cantidad de pacientes internados enresidencias por períodos cortos. Cuando se los deriva ya es muytarde y es difícil para el personal de las residencias prevenirla hospitalización y para los pacientes obtener todo subeneficio", dijo Unroe a Reuters Health.

FUENTE: Archives of Internal Medicine, 11 de octubre del2010