Público
Público

Cotino achaca las acusaciones de corrupción a una conspiración de "la izquierda marxista" contra él

El presidente de las Cortes valencianas evitó acudir a un debate parlamentario en el que se trataba de los contratos que su empresa recibió de la administración y su implicación en la Gürtel 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los grupos de la oposición han reclamado este miércoles la dimisión del presidente de las Cortes valencianas, Juan Cotino, porque consideran que hay sobre él 'sospechas de corrupción muy fundadas'. Por su parte, el responsable del legislativo valenciano y miembro del Opus Dei ha lamentado el 'ataque' a Sedesa, empresa de su familia que tiene 'más de cien años de historia'.

'La izquierda País Valencià marxista tiene algunos objetivos, y parece que uno de sus objetivos políticos es mi persona', ha manifestado Cotino, quien ha explicado que el miércoles no acudió al pleno de las Cortes valencianas porque asistió a la Festividad de la Policía en Alcalá de Henares, ya que él forma parte del Patronato de la Fundación de Policía Española.

El presidente de las Cortes ha señalado que en 2007 -año en que dejó de ser accionista de Sedesa-, esta empresa tenía 895 trabajadores y, entre 2004 y 2007 -años en los que fue consejero-, el 12% de su facturación fue de las consejerías y las empresas públicas de la Generalitat. 'El resto de sus facturas -el 88% restante- era de otras administraciones del Estado, de otras autonomías y de otros países', ha apostillado.

A su juicio, 'se ha querido vender que Sedesa es una empresa que monté yo para trabajar en la administración, cuando es una empresa que tiene 100 años de historia', por lo que ha tildado de 'locura' la 'maniobra que están intentando hacer'. Preguntado sobre cuál es su opinión por el hecho de que Sedesa aparezca implicada en el caso Gürtel, ha respondido que es 'muy mala', porque 'que alguien te coloque en el disparadero no le gusta a nadie'.

Respecto a los viajes que la oposición critica que se pagaron con caja fija, Cotino ha explicado que un 9 de octubre viajó a Roma, 'por una invitación para participar en una beatificación de dos beatos relacionados con la Comunidad Valenciana', y ha indicado que también asistieron el entonces ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el en ese momento vicepresidente del gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira.

Ha señalado que rehusó ir al hotel que había organizado el Ministerio porque le parecía 'caro' y , por tanto, se alojó en una residencia de religiosas, 'por 40 euros la noche'. El presidente de las Cortes ha señalado que aprovechó su viaje a Roma para celebrar el 9 d'Octubre con un grupo de valencianos a quien invitó a una 'cena económica'. También se ha referido a un viaje a Santiago de Compostela, donde se alojó en una pensión 'por 55 euros'.

'Entiendo que tenemos que ahorrar el dinero público como si fuera dinero personal', ha manifestado Juan Cotino, quien ha añadido que 'ahora y antes' dona el 50% de lo que gana a instituciones sociales y benéficas.

Asimismo, y tras críticas de la oposición, ha asegurado que ha enviado 'mandarinas pagadas con dinero público' a tres instituciones de Roma para 'promocionar los productos valencianos'. Preguntado por los gastos de caja fija, ha indicado que él no conocía el funcionamiento, porque no es competencia de un consejero.

Por su parte, el portavoz del PSPV, Antonio Torres, ha pedido la dimisión de Cotino, 'transparencia' y tener acceso a los expedientes de adjudicación de obras que ha hecho la Generalitat en los últimos años 'a favor de empresas de su familia'. Torres le ha acusado de adoptar decisiones como cargo de la Generalitat que 'han favorecido a sus empresas'.

A su juicio, por lo que el presidente de las Cortes debe dar explicaciones 'no es por los gastos de caja fija, ni por los cajones de mandarinas que mandó a Roma', sino porque las empresas de su familia, de las que él fue accionista, 'han recibido mas de 850 millones en adjudicaciones de obras de la Generalitat', y ha indicado que al menos cuatro expedientes 'no se atenían a la legalidad'.

Además, ha señalado que a Sedesa, 'se le adjudicó la mayor tajada de las plazas de residencia de tercera edad de la Comunitat Valenciana'. Asimismo, ha añadido que en 2007 y 2008 el grupo empresarial de la familia Cotino 'estuvo recibiendo multimillonarios préstamos de Bancaja'. 'Mientras Bancaja estaba desahuciando miles de familias, no tenía problemas en hacer préstamos millonarios a determinadas empresas protegidas', ha denunciado.

La portavoz adjunta de Compromís, Mònica Oltra, por su parte, ha hecho hincapié en que 'si Cotino tuviera tanta vergüenza como hace, dimitiría de su cargo', porque 'es insostenible que un presidente no pueda presidir una sesión parlamentaria porque hay cuatro puntos que le afectan directamente y con sospechas de corrupción muy fundadas'. 'Y si el PP en su conjunto tuviera vergüenza, no defendería al señor Cotino', ha apostillado.

Del mismo modo, el parlamentario de EUPV Ignacio Blanco ha insistido en que el hecho de que un presidente de un parlamento 'se tenga que ausentar, con una excusa, de un pleno de las Cortes porque se habló de cuatro puntos del orden del día que le afectan personalmente, demuestra su debilidad'. Por ello, Blanco ha pedido que Cotino 'se vaya, pero de una vez por todas y deje la Presidencia de las Cortes', porque 'no puede estar asociada a casos de corrupción'. 'Que él se defienda políticamente, pero que no nos haga pasar vergüenza', ha reclamado.