Público
Público

Crece el abuso infantil con la recesión en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Frederik Joelving

Mientras que se estanca laeconomía de Estados Unidos, crece la cantidad de niños abusadosque llegan a los hospitales con lesiones cerebrales graves.

"Es muy preocupante", dijo Elizabeth Gershoff, psicólogaexperta en crianza que no participó del estudio.

Aunque no hay prueba de que la crisis financiera aumentelos casos de abuso, estudios previos habían asociado el estrésde los adultos con el maltrato infantil.

"Para los padres, la pobreza es estresante. Eso endureceríala crianza", agregó Gershoff, de la University of Texas, enAustin.

Los resultados, publicados en la revista Pediatrics, surgende datos hospitalarios de la atención de menores de 5 años deKentucky, Ohio, Pensilvania y Washington.

En el período 2004-2009 se les diagnosticó "traumatismo decabeza por abuso" a 422 niños. La mayoría necesitó atención enla unidad de terapia intensiva (UTI) y un 16 por ciento muriópor las lesiones. Los niños tenían 9 meses de edad enpromedio.

En los tres años previos a la crisis de diciembre del 2007,la tasa anual de lesiones en la cabeza por abuso era de 8,9 porcada 100.000 niños. Con la crisis, la cifra creció a 14,7 porcada 100.000 chicos.

"Si lo que estamos viendo puede generalizarse, sería unenorme exceso en la población infantil", dijo la coautora delestudio, doctora Rachel P. Berger, del Hospital de Niños dePittsburgh.

Berger señaló que en el 2008 había observado un aumento dela cantidad de niños en el hospital con la cabeza muy golpeada:de 17 a 37 casos anuales; 11 de esos niños murieron (más quepor traumatismos de cráneo accidentales). "Casi siempreteníamos un bebé internado en la UTI", dijo.

Cada año, en Estados Unidos se atienden unos 1.800 niñospequeños por traumatismos de cráneo por abuso, es decir, uno decada 3.300. Pero "la mayoría piensa que existe un enormesubdiagnóstico", dijo Berger.

A diferencia del nuevo estudio, las estadísticas federalesmuestran una reducción del abuso infantil en el 2008. PeroBerger señaló varias limitaciones del cálculo, como unadefinición muy restrictiva del abuso.

Es difícil atribuir los resultados. La hipótesis de Bergeres que la reducción del ingreso habría obligado a las madres adejar a sus bebés con personas que no saben cómo cuidarlos,incluidos los padres o los cuidadores masculinos.

Gershoff precisó que la baja edad de las víctimas sugiereque el llanto habría sido el motivo del abuso físico.

Si un cuidador sacude violentamente a un bebé para que dejede llorar podría provocarle el síndrome del bebé sacudido, enel cual el cerebro golpea contra el cráneo, lo que causalesiones cerebrales y sangrado.

La psicóloga insistió en que los bebés lloran por cincomotivos: hambre, sueño, aburrimiento, dolor o necesidad de uncambio de pañal. Si no es por eso, Gershoff indicó que se puededejar que llore siempre y cuando el bebé esté seguro en lacuna. "Lo mejor es salir de la habitación y regresar calmados",aconsejó.

FUENTE: Pediatrics, 19 de septiembre del 2011