Público
Público

El CSD ni siquiera percibe discriminación

El máximo organismo deportivo español minimiza la reivindicación. Igualdad dice que ya trabaja para arreglar la situación. La Federación se muestra reticente a modificar sus estatutos pero asegura que estudiará

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Mujeres...'. La expresión no es textual, pero, con distintos grados de displicencia, resume la reacción con la que el masculino mundo del fútbol acogió la lectura en Público de las reivindicaciones de sus colegas mujeres. O sea, la batalla por la igualdad iniciada por un modesto club cacereño de segunda que reclama el mismo derecho a la profesionalidad del que gozan sus colegas hombres. Un extremo que garantiza la Constitución pero que prohíbe la actual reglamentaciónde la Federación Española.

Precisamente fue en la Federación donde menos gracia hizo la noticia: '¿Usted sabe el lío que sería eso?'. Luego, tras el desconcierto inicial y ya como versión oficial, el organismo cuyos estatutos miden de manera desigual a hombres y mujeres acudió a un socorrido 'se va a abrir un estudio valorativo del caso' como fórmula evasiva.

Y, finalmente, desveló sin rubor sus auténticas intenciones: la Federación no tiene intención de cambiar los discriminatorios artículos 14 y 15 de sus estatutos y, como una especie de migaja para intentar tapar la situación, se muestra dispuesto a abrir un diálogo al respecto a medio o largo plazo. Es decir, sin ninguna prisa.

En el Consejo Superior de Deportes (CSD), organismo gubernamental dependiente del Ministerio de Educación y, en teoría, encargado de marcar de cerca a las Federaciones, se perdieron en tibias explicaciones donde se mezclan conceptos que nada tienen que ver con la reclamación femenina. '¿Dónde está el problema?', se preguntan. Y se agarran a la posibilidad de firmar contratos laborales privados, demostrando un desconocimiento del fondo de la cuestión el derecho a poder solicitar una licencia profesional cuando, lo que es más incomprensible, el Cáceres femenino les trasladó el problema antes de hacerlo público. 'No vemos que [las futbolistas] estén tan mal', resumen.

En el Ministerio de Igualdad sí advierten 'discriminación', pero al tiempo dan la cara por el CSD, del que dicen que 'trabaja activamente con las federaciones para eliminar las cláusulas discriminatorias que aún existen'. La suya fue una reacción más política que práctica. Pero en ningún caso de sorpresa. Conocía de primera mano la reclamación de las jugadoras. María José López, presidenta del Cáceres, ya se reunió hace días con Isabel Martínez, Secretaria General de Política de Igualdad, para trasladar su reivindicación.

Derecho de acceso laboral

Una vez conocidas las respuestas oficiales a la publicación, María José López no entiende 'tanta tibieza en algunos poderes públicos'. Por eso, ayer mismo, presentó por escrito sendas solicitudes de entrevista con Carmen Calvo y José Andrés Torres, presidenta y presidente de las comisiones de Igualdad y Deporte del Congreso, respectivamente.

López insiste en explicar que 'aquí no vale apelar a unos supuestos derechos en el sector privado, porque cualquiera con unos mínimos conocimientos legales sabe que las normas superiores prevalecen sobre cualquier otra. Y estamos hablando de igualdad y delderecho de acceso al trabajo'.

No es la primera vez que un asunto relacionado con el fútbol saca a la luz la tibieza del Consejo Superior de Deportes. Lissavetzky exigió que las elecciones a la presidencia de la Federación se realizaran antes de los Juegos, pero, tras ser amenazado por la FIFA de excluir a España de laEurocopa, claudicó.

Las mujeres no recibieron demasiada comprensión de quienes tienen en su mano cambiar su situación discriminatoria, pero sí, al menos, del sindicato de futbolistas profesionales y de la Liga masculina.