Público
Público

Cuatro mujeres mueren a manos de sus parejas en menos de un día

Los escenarios de la tragedia fueron Madrid, el Puerto de Santa María (Cádiz), Cullera (Valencia) y Valladolid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La muerte de cuatro mujeres a manos de sus parejas convirtió la jornada de ayer en las más negra desde 1999, cuando comenzó a hacerse un cómputo de víctimas. Madrid, el Puerto de Santa María (Cádiz), Cullera (Valencia) y Valladolid fueron los cuatro escenarios de la tragedia.
Con estos fallecimientos, ya son 17 las mujeres muertas a manos de sus parejas o ex parejas. Tres de los presuntos homicidas fueron detenidos poco después de producirse los sucesos. El cuarto se suicidó en Valladolid tras disparar con una escopeta a su ex mujer.

El primer fallecimiento se produjo en la madrugada del martes en el madrileño barrio de Lavapiés. La víctima, boliviana de 22 años, fue hallada muerta en su casa después de que su pareja, Néstor Wilfredo V. S., también boliviano de 29 años, confesara ser autor del crimen, informó la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Tras el suceso, el agresor acudió a casa de unos amigos y les contó lo ocurrido. Fueron ellos los que avisaron a la Policía. Cuando los médicos del Summa llegaron a la casa que compartía la pareja, sólo pudieron certificar la muerte de la mujer, según un portavoz de Emergencias 112. La joven tenía tres heridas de arma blanca en la zona torácica, una de las cuales le afectó a un pulmón.

Discusión en un bar

El segundo caso se produjo ayer sobre las tres de la tarde en un asador ubicado en el centro de El Puerto de Santa María. J.L.G.R, de 62 años, apuñaló presuntamente con un cuchillo a su ex mujer tras irrumpir en el local y mantener una discusión en tono “desabrido”, según la Subdelegación del Gobierno. La víctima, de 49 años, falleció en el traslado al hospital. La mujer había sido denunciada por su ex pareja y el juez había decretado una orden de alejamiento contra ella, según las mismas fuentes. El hombre fue detenido en las inmediaciones del asador, informa Olivia Carballar.

Dos horas después del segundo fallecimiento, una mujer de 44 años murió en Cullera tras recibir un disparo en la cabeza de su ex pareja, A. V. A., de 54, según informaron fuentes policiales a Efe. El suceso se produjo cuando la víctima tomaba un café en una terraza de la localidad valenciana con unas amigas. Su ex compañero fue detenido poco después acusado del homicidio. El hombre tenía en vigor dos órdenes de alejamiento de su ex pareja y también varios antecedentes policiales.

La cuarta muerte tuvo lugar en Valladolid poco después de las siete de la tarde, cuando un hombre disparó tres veces contra su ex mujer, de 55 años, de la que llevaba divorciado dos años. Después, el hombre, F. L. F, de 57 años, prendió fuego a su vivienda y se suicidó con la misma arma con la que disparó a su ex mujer.

La pareja, que tenía cuatro hijos de entre 18 y 24 años, llevaba divorciada unos dos años y medio. Según explicó la Policía Nacional, no existía orden de alejamiento. La fallecida acudió ayer por la tarde a la zona donde vivía su marido para visitar a las amigas que hizo cuando también ella vivía allí antes de divorciarse. Caminaba por la calle Vicente Mortes de la capital castallanoleonesa cuando recibió tres tiros y cayó al suelo.

Condena rotunda

La presidenta del Observatorio sobre la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial del Poder Judicial, Montserrat Comas, condenó “rotundamente” estos cuatro nuevos asesinatos, “fruto de la violencia criminal machista” y se solidarizó con el dolor de los familiares de las víctimas, recogió Europa Press. Comas aseguró no recordar precedentes de un día tan trágico y advirtió: “Ni los poderes públicos, ni la sociedad española podemos acostumbrarnos a convivir con estas cifras intolerables”. Comas instó a los partidos políticos a “recuperar el impulso” con el que se comenzó la legislatura respecto a la lucha contra la violencia machista, con el fin de que se eleve la conciencia pública y de rechazo. A este respecto, lamentó que “sólo el 3% de la sociedad considera grave este problema”, según el barómetro del CIS de noviembre de 2007.

La vicepresidenta del Gobierno y candidata al Congreso, María Teresa Fernández de la Vega, también mostró su condena a las cuatro crímenes: “Cuando un ser humano intenta dominar a otro, es reprochable, pero lo es doblemente cuando un ser humano intenta doblegar a otro por ser mujer”, señaló poco antes de dar un mitin en la localidad valenciana de Cullera, donde poco antes había muerto una de las cuatro víctimas. Para luchar precisamente contra esta lacra, las mujeres cuentan desde ayer en Andalucía con una nueva ayuda. Se trata de un reglamento de asesoría por el que las víctimas afectadas por la violencia de género podrán solicitar una segunda opinión jurídica en el caso de que no estén conformes con la primera que se les ha proporcionado.