Público
Público

La decisión de parar está en manos de nueve controladores

Los que tienen más poder son los que representan los centros de control de Madrid y Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El siguiente paso que dé sobre la huelga el sindicato de los controladores, Usca, sea cuando sea, quiere que esté refrendado por su cúpula, el comité ejecutivo. Es el pretexto que puso la agrupación el viernes, cuando suspendió las negociaciones tras un ultimátum de Aena. La decisión última corresponde a los nueve controladores que forman ese comité, que cambió en junio.

Al frente, como presidente del sindicato, está Camilo Cela, sobrino del ilustre escritor Camilo José Cela. Además, hay otros ocho representantes de los distintos grupos profesionales que se turnan en el puesto y rotan cada año, según explica Usca. Los que tienen más poder en votos en esta cúpula y, por tanto, sobre la huelga, son los de los centros de control. Y, entre ellos, tienen más peso los que representan a los centros de Madrid y Barcelona, instalaciones que vigilan el espacio aéreo central y del este del país, respectivamente.

Precisamente, fue en el rebelde centro de Barcelona donde surgió el último conflicto con los controladores previo al anuncio de huelga porque se dispararon las bajas y provocaron retrasos en los aeropuertos de la zona mediterránea. Cada uno de estos dos centros tiene un representante en exclusiva, mientras el resto tiene que compartirlo con otros centros y torres de control de los aeropuertos.

Aunque la nueva directiva haya cambiado a los portavoces, mucho más diplomáticos que los anteriores, sigue habiendo voces del ala dura que propugnaba el anterior presidente, Juan María Gil, quien tenía a gala que los controladores son 'el único colectivo capaz de derrocar un gobierno'. Cela, su sucesor, fue uno de sus hombres de confianza.