Público
Público

La delantera más cara de la historia no mejora al peor Mourinho

El Madrid no consigue superar las cifras goleadoras de ninguna de las temporadas del luso, pese al tremendo dispendio de este año. Los blancos siguen buscando su juego, hoy ante el Copenhague y sin Bale

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Se fue el denostado Mourinho y dejó atrás una última temporada nefasta, sin títulos, con mal juego, un vestuario incendiado y las relaciones con la prensa rotas desde el principio. Florentino contrató entonces al viejo conocido Ancelotti para reconducir la situación y regresar al Madrid de 'su' denostado Del Bosque.

No obstante, el Pacificador, como quisieron apodarle en su primer día aunque a que el italiano lo rechazó en apenas segundos, no ha logrado aún poner los mimbres para conseguir el objetivo marcado en rojo por el presidente blanco. Florentino quiere romper del todo con el legado de Mourinho con un juego de posesión y toque que, no sólo no convence al aficionado -algo que ya pronosticó en su momento el técnico luso-, sino que hasta el momento Carletto ni siquiera ha dado con la tecla para llevarlo a cabo.

El transalpino lo reconoció ayer francamente: 'Con la posesión hemos perdido un poquito de equilibrio defensivo. Por eso empezamos siempre atrás y por eso es difícil encontrar una solución ofensiva eficaz'.

Las cifras, con el buen o mal juego del equipo aparte, ponen de relieve todo lo que afirma Ancelotti, mucho más acentuado si se tienen en cuenta los resultados de las tres temporadas de Mourinho en el Real Madrid. Ceñidos al habitualmente vilipendiado resultadismo, la delantera más cara de la historia, no sólo de los blancos sino también del fútbol, no consigue mejorar ni siquiera las cifras de la peor época del entrenador luso.

Cristiano (96 millones de euros), Benzema (41), Di María (25) y los recientes Isco (30) y Bale (unos 100) han costado un total de 292 millones, y ni con tal dispendio superan a estas alturas de temporada ninguna de las cifras goleadoras en Liga con Mourinho. Tras el derbi del pasado sábado, el Madrid lleva 14 tantos a favor y 7 en contra. En la primera temporada con el luso fueron 16 y 3; en la segunda -la mejor con la conquista de la Liga- unos estratosféricos 26 y 4; y la tercera y última calcan los de este año, 14 y 7, respectivamente. Y sólo han logrado más puntos que en el último de los años del portugués.

Y en este caso, el mal hacer del equipo sí ha tenido enorme influencia en los decepcionantes números de los merengues. El juego a medias entre la posesión, el toque y el contraataque han derivado en situaciones tan esperpénticas como la que se vivió el pasado sábado ante el Atlético, cuando se vio en sobradas ocasiones a Arbeloa subir el balón y hacer pases al hueco a Khedira en un extremo. Intentos para el olvido.

Atascado ante los habituales cerrojazos rivales y la espesura propia, el Madrid ha acabado recurriendo en este comienzo de temporada a las jugadas a balón parado para sacar adelante los partidos. De los 14 tantos que ha marcado en estos primeros siete choques ligueros, cinco han venido de ahí. Más de un tercio. De hecho, cuatro de los seis goles conseguidos en las tres últimas jornadas han llevado ese camino. 

Ancelotti: 'Tengo que arreglarlo.
Esta es mi responsabilidad, voy a arreglarlo'

'Tengo que arreglarlo. Esta es mi responsabilidad, voy a arreglarlo', afirmó ayer Ancelotti, aparentemente seguro de sí mismo. Sin embargo, el primer rival para pulsar la posible recuperación blanca no parece el más propicio, toda vez que hoy el Copenhague (20:45 horas) tiene más pinta de sparring.

El italiano vuelve a perder a Bale, por lesión, que sólo ha jugado 109 minutos en los últimos cuatro encuentros ligeros. Es decir, se ha perdido el 70% del tiempo desde que llegó, por su deficiente estado físico o supuestas lesiones. Quien volverá a la titularidad será Casillas, como ya anunció el entrenador hace unas semanas.

Real Madrid: Casillas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Illarramendi, Modric, Di María, Cristiano Ronaldo; Isco y Benzema.

Copenhague: Wiland; Jacobsen, Mellberg, Sigurdsson, Bengtsson; Bolaños o Gislakson, Claudemir, Delaney, Braaten; Jørgensen y Adi.

Árbitro: Matej Jug (SLO).