Público
Público

La demanda eléctrica cerrará el año con una caída superior al 4 por ciento, según REE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La demanda de energía eléctrica cerrará 2009 con una caída superior al 4 por ciento, según el presidente de Red Eléctrica, Luis Atienza, que explicó que las altas temperaturas impiden que los últimos meses del año registren tasas positivas como se preveía.

Durante su intervención en unas jornadas sobre el futuro energético organizada por el Club Español de la Energía, Atienza apuntó que el retroceso del consumo de electricidad de este año, debido fundamentalmente a la crisis, supondrá una "pérdida" de cuatro o cinco años en términos de demanda.

"Hace tres meses pensábamos que íbamos a entrar en tasas positivas en la recta final del año, pero ahora vemos que no", dijo Atienza que, no obstante, destacó que la demanda se ha ido recuperando.

Así, en la actualidad cae entorno a un 2 por ciento -corregidos los efectos del calendario y de la meteorología-, frente al desplome del 10 por ciento de los meses de abril o marzo.

Respecto al objetivo marcado por la Unión Europea de que en 2020 el 20 por ciento del consumo energético se satisfaga con fuentes renovables, Atienza advirtió de que habrá que hacer un esfuerzo importante, ya que, pese al éxito de las renovables, éstas representan actualmente el 7,7 por ciento de la energía primaria en España, frente al 3,6 por ciento de hace doce años.

Añadió que la dependencia energética internacional de España sigue siendo "extraordinariamente alta" (80 por ciento) y que la dependencia de combustibles fósiles sigue siendo la misma que antes de la crisis porque las renovables apenas han permitido compensar la caída de la nuclear o de la hidráulica.

"Lo que ha ocurrido es una mera sustitución de unos fósiles por otros, del petróleo y el carbón por el gas", apunto Atienza.

El presidente de REE señaló que para cumplir los objetivos marcados por la Unión Europea, que implicarán que el 40 por ciento de la electricidad sea de origen renovable, España debe superar retos técnicos de importantes consecuencias económicas.

En este sentido, explicó que habrá que solucionar cuestiones como los huecos de tensión que presentan energías como la eólica, cuya desconexión súbita pone en riesgo la estabilidad del sistema; o solventar la menor gestionabilidad de la generación con renovables.

Aseguró que España necesita aumentar sus interconexiones, así como duplicar la capacidad de bombeo como instrumento de almacenamiento eléctrico porque estas cuestiones son indispensables para el desarrollo de las renovables.

Además, abogó por una demanda capaz de compensar la falta de flexibilidad de la oferta mediante redes y consumidores "inteligentes" que adapten su consumo a los precios y condiciones de la demanda.

"Si no se puede exportar, bombear o canalizar la oferta hacia el valle de consumo no habrá capacidad para integrar las renovables", aseveró Atienza, que consideró que el coche eléctrico representa para España una opción para resolver estas dificultades.