Público
Público

Los demócratas, rumbo al triunfo en el Congreso de EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Thomas Ferraro

Los demócratas ampliaron su ventaja en el Senado de Estados Unidos, pero no lograron derribar a uno de sus principales objetivos, el líder republicano Mitch McConnell de Kentucky.

Dos ex gobernadores demócratas, Jeanne Shaheen de Nueva Hampshire y Mark Warner de Virginia ganaron escaños que correspondían a republicanos, los senadores John Sununu y JohnWarner, respectivamente.

Además, la senadora republicana Elizabeth Dole de Carolina del Norte, esposa del candidato presidencial republicano de 1996, Bob Dole, fue derrotada por la demócrata Kay Hagan.

Al ganar tres escaños cuando aún falta que se decidan más de 12 votaciones estatales, los demócratas aumentaron temporalmente su mayoría a 54-46.

Favorecidos por una ola de resentimiento contra el presidente republicano George W. Bush, los demócratas tienen la posibilidad de obtener 60 senadores, la cifra necesaria para conseguir su primera mayoría capaz de superar los obstáculos republicanos en tres décadas.

Sin embargo, los demócratas no pudieron derrotar a McConnell, quien sobrevivió a la competencia del empresario demócrata Bruce Lunsford, quien se opuso al apoyo republicano al plan de rescate de 700.000 millones de dólares para Wall Street.

En total hay 35 puestos senatoriales en disputa este año.

Los 435 puestos de la Cámara de Representantes se elegirán en esta votación. Los demócratas controlan la Cámara Baja por 235-199, con una vacante, y se espera que aumenten su ventaja en 30 o más escaños, lo que les daría su más amplia mayoría desde mediados de la década de 1980.

Si el candidato presidencial demócrata, Barack Obama, también se impone en la votación, el nuevo Congreso que se reunirá en enero debería poder cumplir una larga lista de promesas de campaña.

Entre ellas se incluyen la retirada de los soldados de Estados Unidos de Irak, la eliminación de las reducciones de impuestos para los ricos y la adopción de medidas para poner fin a la peor crisis económica que asola al país desde la Gran Depresión.

Sin importar cuántos escaños ganen los demócratas, el déficit federal récord y el pobre estado de la economía limitará lo que puedan hacer.

Los demócratas posiblemente tendrán que limitar o posponer cualquier programa que incluya un gasto importante, como su propuesta de extender la cobertura de salud, mejorar la educación y avanzar en el desarrollo de tecnologías de fuentes de energía renovable.

Aún si los demócratas no logran llegar a 60 senadores, se espera que amplíen su mayoría y que los republicanos elegidos sean de tendencia moderada, de manera que se terminen los obstáculos en el Congreso.

Los demócratas le arrebataron el control del Congreso a los republicanos de Bush en la votación del 2006.

Los republicanos han bloqueado gran parte de la agenda demócrata en los últimos dos años, en temas que van desde la cobertura de salud a la retirada de las tropas desde Irak.