Público
Público

El Deportivo intentará levantarse ante el líder tras el varapalo del Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Deportivo de La Coruña intentará levantarse ante el líder, el Barcelona, de los tres golpes que le endosó de forma consecutiva el Sevilla en Liga y Copa del Rey, el último el pasado miércoles 0-3 en el estadio de Riazor.

Los blanquiazules afrontan el encuentro del Camp Nou con pocas esperanzas de conseguir el triunfo por los brillantes números del Barcelona y con el ánimo tocado por los últimos varapalos, que han empañado la buena trayectoria del equipo de Miguel Ángel Lotina.

El equipo cayó eliminado en la Copa del Rey y además perdió la posición de Copa de la UEFA que ocupaba antes de los duelos con los hispalenses, pero siguen pegados a esos puestos y vivos en el torneo continental, que reanudarán en febrero.

La eliminación del torneo copero alivia el calendario de los blanquiazules, que están atravesando la fase más complicada de la temporada con las visitas al Camp Nou y al Santiago Bernabeu de forma consecutiva.

Ante el Barcelona, el preparador deportivista alineará la defensa titular de Liga, con Alberto Lopo, recuperado de unas molestias en una uña del pie, como pareja del portugués Zé Castro, y mantendrá a Manuel Pablo García y el brasileño Filipe Luis en los laterales, todos ellos como guardianes de Dani Aranzubia, que vuelve a la meta.

En el centro del campo también regresa la pareja de pivotes habitual, la formada por Sergio González y Juan Rodríguez, mientras que en la parcela ofensiva habrá cambios con respecto a los últimos encuentros de Liga.

Lo más probable es que el centrocampista zaragozano Angel Lafita deje su posición en el once a Cristian Hidalgo, quien se formó en las categorías inferiores del Barcelona y la pasada temporada marcó en el Camp Nou.

Lotina, que tiene la baja del mexicano Omar Bravo, expulsado en el partido de Copa, confiará la media punta al también ex barcelonista Joan Verdú, en detrimento de Juan Carlos Valerón, la banda izquierda al mexicano Andrés Guardado y la punta del ataque a Rodolfo Bodipo, el único de los tres que jugó en Copa del Rey.