Público
Público

La derecha eslovaca gana las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los partidos de centroderecha de Eslovaquia consiguieron el domingo la mayoría en las elecciones parlamentarias, lo que les da una oportunidad para derrocar al primer ministro Robert Fico con una coalición diseñada para reducir el déficit del presupuesto.

Si bien los votantes escogieron al grupo de liberales cuyas reformas llevaron a Eslovaquia a la Unión Europea en el 2004 y atrajeron miles de millones de dólares en inversión extranjera, Fico mantuvo su condición como el político más popular en el país más pobre de la zona euro.

Fico, amado por su estilo de liderazgo duro que favorece al eslovaco común en lugar de los grandes negocios, consiguió la mayor porción de la votación y dio un 36,2 por ciento a su partido izquierdista SMER, según los resultados parciales con dos tercios de los centros de votación contados.

Pero los resultados dan 77 de los 150 escaños del Parlamento a cuatro partidos de centroderecha y de etnia húngara. Dos sondeos a pie de urna mostraron que la oposición podría conseguir hasta 91 escaños.

La conservadora SDKU, que presentó un impuesto de tasa fija, vendió grandes firmas estatales y modernizó los sectores de bienestar y pensiones cuando gobernó desde 1998 a 2006, resultó segunda con un 15,1 por ciento de la votación de la elección del sábado.

Espera formar una coalición con los Demócrata Cristianos (KDH), el recientemente formado Partido Libertad y Solidaridad (SaS) y el partido Hungarian Most-Hid.

Los analistas dicen que una coalición de centroderecha estaría mejor situada para recortar el déficit de presupuesto, que alcanzó al 6,8 por ciento del Producto Interior Bruto el año pasado, hasta una meta del 3 por ciento en 2012.

"Cualquier combinación es mejor que Fico", dijo el líder del SaS, Richard Sulik. El sostuvo que está listo para a cuantos partidos sea necesario para crear un nuevo gobierno.

Fico aún podría intentar formar un gobierno, porque la primera opción tradicionalmente recae sobre el mayor partido, pero los grupos de oposición han descartado sumar sus fuerzas al SMER.

"El SMER está listo para ambas alternativas, para estar en el gobierno o para estar en la oposición", dijo la portavoz del SMER, Katarina Klizanova Rysova.

ESTILO DE CONFRONTACIÓN

Empresarios y la oposición acusan a Fico, cuya popularidad fue impulsada por una generosa agenda de bienestar, desembolso de fondos públicos y polarización de la política con un estilo de confrontación.

Los medios predominantes, que según Fico son parciales, han respaldado a los partidos de derecha y han pedido el regreso del tipo de reformas que convirtieron a Eslovaquia en el miembro de mayor crecimiento de la Unión Europea en el 2007.

"Fico intentará (atraer a otros partidos) pero las diferencias han sido profundizadas, aunque sólo durante las últimas semanas", dijo el analista político Samuel Abraham. "El casi no tiene opciones", agregó.

En la elección de República Checa hace dos semanas, el social demócrata Jiri Paroubek -aliado cercano de Fico- ganó la mayor cantidad de votos, pero tres partidos de centro derecha consiguieron la mayoría.

Los analistas dicen que una coalición de centroderecha posiblemente tiene más opciones de luchar contra la corrupción y mejorar las relaciones con la vecina Hungría.

Ha habido disputas sobre los derechos de la minoría de medio millón de húngaros que residen en Eslovaquia y las relaciones con Hungría empeoraron después de que el Partido Nacional Eslovaco de extrema derecha se sumó al gobierno de Fico en 2006.

En abril en Hungría, el derechista Viktor Orban ganó una elección prometiendo que lucharía por los derechos de las minorías húngaras en el extranjero.

La economía de Eslovaquia, que depende de las exportaciones y que se contrajo un 4,7 por ciento el año pasado, ha comenzado a recuperarse y la UE prevé un crecimiento del 2,7 por ciento para este año, la tasa más rápida del bloque junto a la de Polonia.