Público
Público

Dos desconocidos intentan secuestrar en Seseña (Toledo) a un hijo de "el Pocero"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos desconocidos han intentado hoy secuestrar a punta de pistola a un hijo del constructor Francisco Hernando "el Pocero", quien resultó herido en la cabeza por los golpes que le propinaron con el arma, dijeron a Efe fuentes ligadas al caso.

Las fuentes tipificaron lo ocurrido como un "delito de detención ilegal en grado de tentativa", es decir, un intento de secuestro.

Los hechos ocurrieron a las 14:25 en la denominada rotonda del Tanatorio de Seseña (Toledo) cuando un vehículo BMW interceptó el paso de Francisco Hernando del Saz y se apearon dos personas que trataron de sacar por la fuerza a su víctima del auto que conducía.

Los agresores le golpearon en la cabeza con una pistola y le produjeron una herida de la que luego tuvo que ser atendido por los servicios asistenciales tras zafarse del intento de secuestro, según el testimonio que ofreció a las autoridades.

Las fuentes indicaron que la víctima aportó datos "muy precisos" de los dos agresores y del vehículo en el que se desplazaban.

Fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Toledo explicaron a Efe que los dos individuos habían llegado en un coche cada uno, y que, tras el intento de secuestro, huyeron en uno de ellos y dejaron el otro abandonado.

Francisco Hernando tuvo que ser atendido de varias heridas en el consultorio de Seseña.

Según ha declarado a Efe el alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, el agredido es uno de los cuatro hijos del constructor, precisamente el que tiene "más relación" con el Ayuntamiento, ya que es el responsable de la oficina de promoción de las 13.500 viviendas de la urbanización "El Quiñón" que su padre ha construido en esta localidad toledana.

El alcalde ha confirmado que Francisco Hernando "se encuentra bien", ya que nada más tener noticia de la agresión se ha desplazado hasta el consultorio para verle y ha podido mantener con él "una conversación normal", aunque ha reconocido que le ha encontrado "un poco aturdido" por el suceso.