Público
Público

Detectan algunos riesgos leves de uso antidepresivos en embarazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Alison McCook

El uso de dos antidepresivoselevaría levemente el riesgo de que los bebés desarrollendefectos congénitos, revela un estudio realizado en Finlandia.

Un equipo halló que las usuarias de fluoxetina (Prozac) yparoxetina (Paxil) eran algo más propensas a tener bebés conciertos defectos congénitos. Pero esto no significa que losfármacos no sean seguros en el embarazo, aclaró el autor delestudio, Heli Malm.

La investigación revela que cualquier riesgo, si existe,sería bajo: afectaría a 105 de cada 10.000 bebés de usuarias defluoxetina y a 31 de cada 10.000 hijos de usuarias deparoxetina.

Aun así, los inhibidores selectivos de la recaptación de laserotonina (ISRS) "se deberían utilizar durante el embarazosólo cuando está indicado", dijo Malm, del Servicio deInformación Teratológica, del Hospital de Distrito en Helsinkiy Uusimaa, Finlandia.

"En ese caso, son relativamente seguros", agregó elexperto.

Entre el 3 y el 6 por ciento de las mujeres toman ISRS enel embarazo; por lo tanto, existe la preocupación de si esosfármacos son riesgosos para los bebés. Hasta ahora, losresultados de las investigaciones fueron algo contradictorias.

Un estudio sobre casi medio millón de niños daneses revelóun elevado riesgo de malformaciones congénitas en los bebés deusuarias de ISRS, como fluoxetina (Prozac), sertralina (Zoloft)y citalopram (Celexa).

El año último, un estudio sobre 12.700 bebés de EstadosUnidos reveló que los hijos de usuarias de bupropion(Wellbutrin) al inicio del embarazo tenían el doble de riesgode desarrollar malformaciones cardíacas conocidas como defectosdel tracto de salida del ventrículo izquierdo.

En el nuevo trabajo, el equipo de Malm revisó datosnacionales de 635.583 nacimientos entre 1996 y el 2006. Hallóque las usuarias de fluoxetina al inicio del embarazo eran máspropensas a tener bebés con defectos septales ventricularesaislados, es decir, un orificio entre el lado izquierdo yderecho del corazón.

Los hijos de las usuarias de paroxetina al inicio delembarazo eran más propensos a nacer con defectos del tracto desalida del ventrículo derecho, que altera la circulación de lasangre entre las cámaras del lado derecho del corazón y elresto del cuerpo.

Así, siete de cada 10.000 bebés del grupo de mujeres que nohabían tomado ISRS desarrollaron una malformación del tracto desalida del ventrículo derecho, comparado con 31 de cada 10.000del grupo de usuarias de paroxetina.

Y 105 de cada 10.000 bebés de usuarias de fluoxetinadesarrollaron defectos septales ventriculares aislados,comparado con 49 de cada 10.000 en el grupo de control.

También se registró un leve aumento del riesgo de apariciónde defectos del tubo neural en los hijos de usuarias de ISRS:22 de cada 10.000 bebés expuestos, comparado con nueve de cada10.000 bebés no expuestos.

Además, los bebés de las usuarias de antidepresivos eransignificativamente más propensos a desarrollar trastornosasociados con el alcohol, publica el equipo en la revistaObstetrics & Gynecology.

"La única explicación es que el consumo de alcohol sea máscomún en las usuarias de ISRS. Y eso se debería a lostrastornos psiquiátricos", dijo Malm.

Si ciertos antidepresivos son riesgosos durante elembarazo, la depresión sin tratar también tiene susconsecuencias, señaló Mette Norgaard, del HospitalUniversitario de Aarhus, en Dinamarca, y que revisó losresultados para Reuters Health.

"No conozco estudios sobre cómo la depresión sin tratarafectaría al feto y la salud materna durante el embarazo. Lomás probable es que dejar la depresión sin tratar no seaseguro", indicó.

"Les recomiendo a las usuarias de ISRS que estánembarazadas, o quieran estarlo, que conversen con el médicosobre cómo seguir el tratamiento", añadió Norgaard.

En ese caso, agregó, los médicos diagnosticarían másfácilmente las malformaciones leves en sus hijos.

"Así, es posible que a más bebés de usuarias de ISRS se lesdiagnostiquen formas leves de malformaciones congénitas, que deotra forma pasarían desapercibidas o se detectarían másadelante en bebés no expuestos a esos remedios", explicó.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, julio del 2011