Público
Público

Detenidos dos fotógrafos acusados de agredir a la autoridad

Ambos fueron arrestados esta mañana a la salida de su casa. Han prestado declaración en las dependencias de la Brigada de Información de la Policía Nacional en Moratalaz, donde pasarán la noche

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los fotógrafos de prensa Raúl Capín y Adolfo Luján, detenidos este miércoles por la Policía Nacional por agredir a varios agentes en manifestaciones. Esta noche dormirán en comisaría a la espera de pasar a primera hora de mañana jueves a disposición judicial, según han informado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía de Madrid.

Concretamente, la Policía culpa a Capín, que colabora en los periódicos Mundo Obrero y Diario Independiente Digital, de agredir a los agentes durante la manifestación del 23 de febrero de las Mareas Ciudadanas y la concentración no autorizada de Asedia el Congreso del 25 de abril.

Por su parte, Adolfo Luján es un fotógrafo freelance, según algunos movimientos sociales, además de amigo y colaborador de Raúl. Ambos  estaban presentes en los citados incidentes de la manifestación del 25 de abril.

Además, en esta última, acusan a Raúl Capín de alentar a los congregados para que pegaran a varios policías infliltrados cuando procedían a unas detenciones y de frustrarlas. De hecho, los agentes fueron descubiertos y tuvieron que huir del lugar.

Además de atentado a la autoridad, también le han cargado el delito de calumnias contra los órganos públicos, recogido en el artículo 504 del Cógido Penal, por utilizar las redes sociales 'para acusar a los agentes de paisano de calentar las manifestaciones e iniciar los incidentes, tirando botellas a los antidisturbios', según las mismas fuentes.

Ambos fueron arrestados esta mañana a la salida de su casa y se encuentran esta tarde prestando declaración en las dependencias de la Brigada de Información de la Policía Nacional en Moratalaz, donde pasarán la noche.

La plataforma Fotogracción exige en un comunicado la puesta en libertad del reportero gráfico al que definen como 'un testigo incómodo de los diferentes abusos cometidos en esta nuestra ciudad contra aquellas personas que menor capacidad tienen para defenderse de los desmanes de la autoridad'. En las redes sociales sus compañeros han difundido el hastagh #RaúlLibertad como símbolo de protesta ante la detención.