Público
Público

Díaz Ferrán necesita un salvavidas de 50 millones

Al presidente de la CEOE le acucian los impagos de salarios y de cotizaciones sociales y los embargos. Su agujero económico coincide con la cantidad máxima que le puede avalar el ICO

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Díaz Ferrán ha diversificado mal porque en época de expansión sólo invirtió en turismo y transporte, negocios que dependen del consumo y que, en tiempos de crisis, se desploman, y éste es el origen de sus problemas'. Éste es el diagnóstico de un directivo que conoce de cerca a Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal CEOE, cuyo grupo empresarial (que comparte con su socio de siempre, Gonzalo Pascual) atraviesa una grave situación financiera . Y sólo hay un tratamiento para curar la enfermedad del grupo: lograr cuanto antes más de 50 millones de euros para tapar sus agujeros.

El principal problema que no deja dormir a Díaz Ferrán es la situación de Air Comet. Una verdadera amenaza porque 'si cae la aerolínea, podría arrastrar al resto del grupo Marsans', apuntan expertos financieros del sector. Lo más acuciante para la compañía aérea es pagar los salarios para evitar huelgas y cubrir los ingresos que perderá por sendos embargos de dinero decretados por dos juzgados.

Las principales compañías de Díaz Ferrán valen más de 3.700 millones

Por un lado, la aerolínea debe hasta cinco meses (más pagas) a una plantilla de 700 empleados. Los pilotos y tripulantes de cabina sobreviven con las dietas, y el resto no se sabe cómo. Para saldar esos impagos, Air Comet necesitaría más de 7 millones de euros, una cantidad asequible para una empresa que factura más de 300 millones al año. Con eso, podría disipar la amenaza de paros continuados.

Y es que los trabajadores 'estamos hartos; ya no creemos a la empresa', después de pasar un verdadero calvario por no cobrar y por la incertidumbre sobre el futuro de la aerolínea, apuntan fuentes del comité de empresa. Para mañana lunes, los sindicatos han convocado una manifestación ante la sede de Air Comet en Madrid, en protesta por una situación 'insostenible'.

Otra prioridad para el presidente de CEOE es arreglar el agujero de los dos embargos judiciales de Air Comet por impagos a dos empresas de alquiler de aviones. Se trata de más de 15 millones que Air Comet iba a ingresar la semana pasada por los billetes que había vendido a través de agencias de viajes y otras aerolíneas y que ya no percibirá por orden de dos jueces, como adelantó Público. La aerolínea que preside Díaz Ferrán tendría que buscar alternativas para cubrir ese roto.

Su entramado de empresas es un problema, según los expertos

A todo esto se suman los en torno a 20 millones que Air Comet y Newco, empresa de servicios en aeropuertos, deben a la Seguridad Social en cotizaciones sociales.

Como colofón, el Ministerio de Economía ha abierto una inspección por irregularidades a la aseguradora Mercurio, también del grupo. La investigación podría concluir con una sanción de inhabilitación de Díaz Ferrán como administrador en el sector asegurador, aunque lo más probable es que Economía exija a Mercurio que consiga fondos para restablecer la cobertura de la entidad (es decir, para tener colchón suficiente con el que pagar las indemnizaciones comprometidas). Eso significaría otros 9 millones de euros.

En definitiva, el salvavidas que espera Díaz Ferrán sólo puede llegar en forma de préstamos externos. Sin embargo, la entidad financiera que iba a conceder a Air Comet un crédito puente de 20 millones el miércoles pasado lo ha aplazado una semana, según dice ahora la compañía, que ha prometido que con esa inyección pagará los salarios debidos.

Pero el verdadero asidero para Díaz Ferrán y Pascual se lo ha lanzado el Gobierno a través de una línea de crédito de 600 millones que pretende evitar quiebras en el sector aéreo. Finalmente, la aprobación del Consejo de Ministros del día 16 es suficiente para ponerla en marcha, según explican fuentes del Ministerio de Fomento. Ahora sólo queda que esta semana el ministerio firme el convenio con el Instituto de Crédito Oficial (ICO), el brazo financiero del Estado, para que se abra inmediatamente la ventanilla de peticiones, con lo que Air Comet podrá recurrir en breve a esta solución. Según las condiciones de la línea de crédito, la cuantía máxima para cada aerolínea es 50 millones, justo lo que necesitaría el grupo para pagos urgentes, aunque la ayuda (que consiste en avalar hasta el 75% de un préstamo bancario) debe justificarse con proyectos viables de la empresa.

Para Air Comet, estos créditos suponen la diferencia entre seguir funcionando o cerrar. Así lo dijo Ignacio Pascual, consejero delegado de la aerolínea e hijo del socio del jefe de la CEOE, al comité de empresa en la última reunión del jueves: 'Nuestra única viabilidad posible ahora es el crédito; si no, la alternativa es el cierre'.

¿Cómo es posible que un imperio con más de 50 empresas se vea acorralado por impagos relativamente pequeños? Las principales sociedades de Díaz Ferrán, organizadas a través de Holdisan Inversiones y de Inversiones Grudisan, agrupan participaciones que valen más de 3.700 millones, según estimaciones basadas en información del Registro Mercantil. Viajes Marsans, el pulmón financiero del entramado, facturó 1.200 millones a febrero de 2008 y ganó 8 millones. Pero Air Comet ha llegado a estar en quiebra técnica y Newco lleva meses en dificultades.

Uno de los principales problemas de su red empresarial, mal llamada Grupo Marsans (que no es la empresa matriz), es precisamente su estructura de participaciones cruzadas entre compañías con un gran número de filiales que se van prestando dinero entre ellas. Los expertos dicen que esta fuerte dependencia hace que si una empresa lo pasa mal puede contaminar al resto.