Público
Público

Dimite un climatólogo británico tras el escándalo de los e-mails

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El responsable de un instituto de investigación del clima británico ha abandonado temporalmente su cargo después de que unos correos electrónicos pirateados sirvieran para que los escépticos se aferraran a ellos como una prueba de que el calentamiento global ha sido exagerado.

Phil Jones, jefe de la Unidad de Investigación Climática (CRU, por sus siglas en inglés) de la Universidad de East Anglia, abandonará su cargo "hasta la conclusión de un examen independiente", dijo la universidad en un comunicado.

"Es un importante paso para garantizar que la CRU puede seguir operando con normalidad", dijo el vicerrector de la universidad, el profesor Edward Acton, tras aceptar la oferta de Jones de hacerse a un lado.

Calificando el asunto como el "Climategate", algunos escépticos sobre el cambio climático se han aferrado a los correos electrónicos, algunos de ellos escritos hace 13 años, y acusado a científicos de la CRU de confabular para suprimir datos que podrían haber minado sus argumentos.

Los correos fueron robados de una universidad británica por 'hackers' desconocidos y se han difundido rápidamente por Internet.

Los escépticos han apuntado a frases recogidas en los 'e-mails' en las que científicos climáticos hablan de utilizar un "truco" para "ocultar el descenso" en las temperaturas como prueba de que ajustaban datos para que encajar en sus teorías. La CRU niega cualquier manipulación.

Delegados de todo el mundo se reúnen en Copenhague del 7 al 18 de diciembre para tratar de lograr un nuevo pacto de la ONU contra el calentamiento global.

El responsable del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés), Rajendra Pachauri, dijo a Reuters la semana pasada que las filtraciones no afectaban a los hallazgos de 2007 de que era más de un 90 por ciento seguro que las actividades humanas estaban causando el cambio climático.

"Esta comunicación privada no daña de ningún modo la credibilidad de los (...) hallazgos", declaró, diciendo que todas las conclusiones eran sometidas a revisiones rigurosas.

Algunos investigadores de la CRU contribuyen a los informes del IPCC que recogen datos de científicos de todo el mundo en un intento por dar un punto de vista consensuado sobre el cambio climático.

"Los grupos de oposición están sacando pasajes de contexto para tratar de minar la confianza de la opinión pública en la ciencia del clima", dijo el miércoles en un comunicado la Unión de Científicos Preocupados.

"Incluso sin datos de la CRU, aún hay un abrumador conjunto de evidencias de que la actividad humana (está) provocando niveles peligrosos de calentamiento global", declaró.