Público
Público

Dimona, la "pequeña Melilla" de Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ciudad de Dimona, blanco hoy de un atentado suicida palestino que costó la vida a una mujer, es sede de una de las comunidades más importantes de origen español en Israel, y allí residen más de un centenar de melillenses.

"Habremos aquí unos 700 españoles", dijo hoy a Efe un oriundo de la ciudad autónoma, Isaque Obadía, al incluir también en esa cifra a los emigrantes de lo que fue el Marruecos español.

Esta mañana, al producirse la explosión en un centro comercial de esa pequeña ciudad en el desierto del Neguev, Obadía, que se hallaba a unos veinte metros del suicida, aunque no resultó herido porque no había contacto visual entre ellos.

"En ese sitio donde ha pasado el golpe (atentado) tengo yo un amigo que vende lotería y siempre me detengo a hablar con él diez o quince minutos y después me voy", relató Obadía, ex secretario del sindicato Histadrut en Dimona y miembro del Partido Laborista de Israel.

Esta mañana, el taxi le dejó unos veinte metros más adelante del puesto de lotería y se detuvo a comprar algo en un kiosco cuando el suicida palestino hizo estallar sus explosivos.

"Oímos a la gente chillando y le dije a un amigo vamos a acercarnos, y al minuto o minuto y medio veo que están cayendo trozos de carne y sangre... me acerco a 10 metros y veo a dos o tras personas en el suelo hechos polvo, y después escuchamos un tiroteo", relató con un acento andaluz que no se ha diluido a pesar del tiempo transcurrido.

En el tiroteo murió un segundo suicida abatido por los disparos de un agente de policía que lo detectó antes de hacer estallar su cinturón explosivo.

Se trata del primer atentado que sufre esa ciudad israelí de unos 40.000 habitantes, y donde los principales problemas son el desproporcionado desempleo y la falta de desarrollo.

"Dimona no se puede permitir el lujo de que ocurra una cosa como esta, porque ya tenemos bastantes problemas laborales, económicos, educativos, culturales... pero mira, ha ocurrido", sostuvo.

Tras el atentado, uno de los partidos en el Gobierno de Ehud Olmert urgió a interrumpir el proceso de paz con los palestinos, una opción que, para Obadía, no es viable.

"No creo que Olmert deje la colaboración y las conversaciones; eso debe continuar porque po lo que ha pasado en Dimona ahora no vamos a decir que no queremos la paz", explica.