Publicado: 16.12.2013 17:49 |Actualizado: 16.12.2013 17:49

Draghi critica el preacuerdo de los ministros de la UE para cerrar bancos en crisis

El presidente del BCE considera que el acuerdo  sobre liquidación de las entidades financieras resulta complejo y su financiación puede ser inadecuada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha criticado este lunes el principio de acuerdo alcanzado la semana pasada por los ministros de Finanzas de los países del euro, el Ecofin, sobre el mecanismo único para liquidar bancos en crisis por considerar que el sistema de toma de decisiones es excesivamente complejo y que la financiación prevista las quiebras y reestructuraciones podría ser insuficiente. "No debemos crear un mecanismo de resolución único que sea único sólo de nombre", ha avisado Draghi en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara.

"A este respecto, estoy preocupado por el hecho de que la toma de decisiones pueda ser excesivamente compleja y que las modalidades de financiación podrían ser inadecuadas", ha resaltado el presidente del Banco Central Europeo (BCE). A su juicio, el mecanismo único de resolución debe constar de tres elementos esenciales: un sistema único, una autoridad única y un fondo único.

Los ministros de Economía de la eurozona se reúnen este miércoles para cerrar los detalles del principio de acuerdo alcanzado la semana pasada. El pacto responde a las exigencias de Alemania, que no quiere cargar con las pérdidas de bancos de otros países. Por ello, retrasa 11 años la creación de un fondo de resolución único y prevé un sistema de toma de decisiones complejo en el que la última palabra la tendrán los Estados miembros y no la Comisión.

Para la financiación de los procesos de liquidación bancaria a través del fondo único se ha acordado un planteamiento basado en contribuciones anuales de 5.500 millones de euros a lo largo de diez años a cargo de la banca y en compartimentos nacionales hasta que se alcancen los 55.000 millones previstos para 2026. En esta década transitoria en el caso de que haya que proceder a liquidar un banco, se recurrirá a los fondos del compartimento del país o los países en el que la entidad está basada, de modo que progresivamente se irá permitiendo el acceso al capital común.

El eurodiputado socialista español Antolín Sánchez Presedo preguntó a Draghi si no le resulta contradictorio el grado de exigencia de las reformas para determinados países cuando la eurozona se permite extender hasta 2026 el plazo para completar la dotación del fondo. Draghi aclaró que una cosa es el tiempo que necesite el fondo para estar al 100 % y otra que ya pueda usarse como fondo europeo en el plazo de tres años. "Les urjo a ustedes (a los eurodiputados) y al Consejo a que configuren rápidamente un mecanismo robusto de resolución", insistió Draghi, y consideró que para lograrlo es necesario contar con una autoridad y un fondo verdaderamente únicos.

En paralelo, Draghi celebró que el PE y el Consejo de la UE, donde están representados los Estados miembros, hayan llegado a un acuerdo sobre las reglas que regirán la resolución de entidades financieras en la Unión y consideró que se trata de "un importante paso adelante para completar la unión bancaria". "Sin embargo, para la credibilidad de la unión bancaria, hay que tomar otro paso: el mecanismo único de supervisión necesita como complemento un mecanismo único de resolución fuerte y creíble", reiteró. "Confío en que el Parlamento Europeo, junto con el Consejo, tendrán éxito en la creación de una verdadera Unión Bancaria.