Público
Público

La economía de EEUU crece un 2,8% en el tercer trimestre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía de Estados Unidos creció menos de lo estimado inicialmente en el tercer trimestre, limitada por las fuertes importaciones y una débil inversión en estructuras no residenciales, según datos difundidos el martes que mostraron un repunte con poco brillo.

En su segunda lectura sobre el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos, el Departamento de Comercio dijo que la economía se expandió a un ritmo anual del 2,8 por ciento, en lugar del 3,5 por ciento de la estimación avanzada del mes pasado.

Sin embargo, fue la expansión más acelerada desde el tercer trimestre de 2007. El retorno al crecimiento tras cuatro trimestres de declive en la producción probablemente marcó el fin de la recesión más profunda de Estados Unidos en 70 años. La economía se contrajo a un ritmo del 0,7 por ciento en el periodo abril-junio.

"Es un poco peor a lo esperado. El consumo aún no aparece. Otros datos sugieren que el efecto del (programa de recambio de vehículos) 'dinero por chatarra' y los créditos a los compradores de su primera casa está desapareciendo", comentó T.J. Marta, estratega jefe de mercado de Marta on the Markets.

El ritmo de expansión del PIB, que mide la producción total de bienes y servicios dentro de Estados Unidos, estuvo levemente por debajo de las expectativas de un alza del 2,9 por ciento.

El aumento de las importaciones, que superaron el incremento de las exportaciones, limitó el crecimiento económico en el tercer trimestre.

Las importaciones saltaron un 20,8 por ciento, su tasa más alta desde el segundo trimestre de 1985, frente al 16,4 por ciento de que se informó inicialmente. Esta cifra impactó en 2,53 puntos porcentuales en el PIB real, dijo el departamento.

Otro lastre para el PIB fue la construcción de estructuras no residenciales, que cayó un 15,1 por ciento en el último trimestre, más que el 9 por ciento informado previamente, lo que resaltó los problemas del mercado inmobiliario comercial. Esto recortó en medio punto porcentual el PIB.

Las empresas redujeron los inventarios acumulados de bienes no vendidos en el último trimestre a una tasa más lenta de lo estimado. Los inventarios de las empresas cayeron en 133.400 millones de dólares, más que los 130.800 millones que el Gobierno proyectó en octubre.

Pero el declive fue sólo una desaceleración desde el récord de 160.200 millones de dólares en el segundo trimestre. La cifra de inventarios sumó 0,87 puntos porcentuales al PIB real del tercer trimestre.

Si se excluyen inventarios, el PIB creció un 1,9 por ciento, frente al 2,5 por ciento previo. Las ventas finales aumentaron un 1,9 por ciento en el tercer trimestre, frente al 0,7 por ciento en el segundo trimestre.

El informe del PIB también mostró que las ganancias corporativas después de impuestos crecieron un 13,4 por ciento en el tercer trimestre, el mayor incremento desde el primer trimestre de 2004 y por encima de las expectativas del mercado, que esperaban un 6,2 por ciento.

El sólido incremento de las ganancias empresariales fue un gran reflejo de los profundos recortes de costos de las compañías, principalmente mediante reducciones de empleos, para enfrentar la floja demanda.

El gasto en consumo no fue tan robusto como estimó el mes pasado el Gobierno.

El gasto en consumo, que normalmente representa más de dos tercios de la actividad económica en Estados Unidos, subió a una tasa del 2,9 por ciento, frente al 3,4 por ciento informado inicialmente.

En todo caso, se trata del mayor alza desde el primer trimestre de 2007. El gasto cayó un 0,9 por ciento en el segundo trimestre.

La construcción de casas creció un 19,5 por ciento en el tercer trimestre, por debajo del 23,4 por ciento estimado previamente. Pero esta actividad contribuyó al PIB por primera vez desde 2005. La inversión residencial bajó un 23,3 por ciento en el periodo abril-junio.

El gasto en consumo y la inversión residencial fueron apoyados por programas de estímulo del Gobierno.