Público
Público

La economía española se ralentiza y crece al 0,2% entre abril y junio

Bajó su crecimiento anual hasta el 0,7%, según los datos del Banco de España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La economía española ralentizó su ritmo de crecimiento trimestral al 0,2 % entre abril y junio, al tiempo que bajó su crecimiento anual hasta el 0,7 %, según el último boletín económico del Banco de España.

Según el último boletín económico del organismo económico español, estas cifras 'sugieren un debilitamiento de la actividad en un entorno marcado por el agravamiento de la crisis de la deuda soberana en la zona del euro'. Según el Banco de España, esta desaceleración 'se habría producido como consecuencia del retroceso de la demanda nacional (-1,9% en tasa interanual', aunque la demanda exterior neta 'elevó su aportación positiva, hasta 2,6 puntos porcentuales'.

La actividad industrial, así como la construcción, se han debilitado, si bien los servicios de mercado 'mantuvieron un tono de moderada recuperación'. Todo ello ha provocado que el empleo disminuyese 'en términos de su tasa interanual un 0,9%', aunque se ha estabilizado en términos intertrimestrales 'debido al comportamiento más favorable de la ocupación en el sector servicios'. La tasa de paro, por su parte, continúa a la baja: hasta el 20,9% de la población activa está desempleada.

El Banco de España señala en su último informe a las tensiones en los mercados de deuda soberana de la zona euro como una causa de la desaceleración, ya que, a su juicio, supone 'un elemento de incertidumbre adicional' y 'aumenta las dudas'.

El Banco de España pide que se culminen las reformas iniciadas en España

Asimismo, la 'incertidumbre suscitada en torno a la posibilidad de alguna reestructuración de la deuda griega' y la 'demora' en la aprobación de un segundo paquete de rescate al país heleno también favorecieron a que 'las turbulencias en los mercados financieros se extendieran a los mercados de deuda pública de otros países de la zona del euro, y con particular intensidad a Italia y España'.

Para superar 'este clima adverso', el Banco de España apuesta porque, 'a nivel europeo, se pongan en marcha con decisión y claridad los compromisos acordados en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del pasado 21 de julio', si bien creen que también es necesaria una respuesta 'enérgica' de las políticas económicas nacionales. 'Una pronta y ambiciosa culminación' de las reformas 'contribuiría a reducir la incertidumbre y a restablecer una situación de crecimiento más sólida'.