Público
Público

La educación ayuda a los padres a sobrellevar el llanto del bebé

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un folleto y un DVD ayudan alas madres primerizas a comprender que los recién nacidospueden llorar mucho y a manejar ese llanto. El objetivo de esaintervención es prevenir el síndrome del bebé sacudido.

Ese síndrome aparece cuando el sacudimiento violento de unniño le produce una lesión cerebral permanente. A menudo, esoocurre cuando los padres no logran controlar el llanto delbebé.

El nuevo estudio, publicado en la revista Pediatrics,analizó si el uso de materiales educativos mejoraría lainformación materna sobre el llanto infantil y el peligro desacudir al bebé.

El equipo dirigido por el doctor Ronald G. Barr, de laUniversity of British Columbia, en Vancouver, Canadá, le envióal azar a más de 2.700 madres un folleto y un DVD sobre elllanto infantil o un DVD sobre seguridad pediátrica general.

El folleto y el DVD sobre el llanto del bebé lesproporcionó información a las mujeres sobre qué esperar en losprimeros meses de vida del bebé.

Entre los casos se incluía el llanto más frecuente semana asemana, los brotes de llanto impredecibles sin motivo aparentey situaciones en las que el bebé parecería "imposible deconsolar".

El material informativo hizo hincapié en los peligros desacudir al bebé y detalló otras formas de consolarlo, comocargarlo, caminar y hablarle y les recomendó a los padres que,ante la sensación de frustración, deben dejar al bebé en unlugar seguro y caminar un poco para calmarse.

A los dos meses del parto, el equipo entrevistó a todas lasparticipantes.

Las madres que habían usado el folleto y el DVD estaban másconscientes de qué se trata el llanto infantil normal, como asítambién de los peligros de sacudir al bebé. Eran también máspropensas a haberle indicado a familiares y cuidadores quenunca debían sacudirlo.

"Los resultados son alentadores, ya que son la primeraevidencia de que estos materiales modifican el conocimiento yla conducta", escribieron los autores.

El próximo paso, explicaron, será comprobar si eso setraduce en una reducción de los casos de síndrome del bebésacudido.

FUENTE: Pediatrics, marzo del 2009