Público
Público

EE.UU. espera más preparado a la tormenta "Hanna" y al huracán "Ike"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos afronta con más preparación la llegada de la tormenta tropical "Hanna", que tocó tierra hoy y avanza hacia el nordeste del país, mientras se mantiene la atención sobre el huracán "Ike".

La tormenta tropical "Hanna" impactó hoy en la costa sureste de EE.UU. en las turísticas playas situadas en el límite entre Carolina del Norte y Carolina del Sur, tras haber causado 163 muertos a su paso por Haití.

Las autoridades de emergencia recomendaron desalojar algunas áreas de las dos Carolinas, ya que las aguas han superado los 15 centímetros. Unas 1.500 personas tuvieron que trasladarse a refugios.

Un portavoz de la ciudad de Myrtle Beach, en Carolina del Sur, señaló que aunque todavía hay que evaluar la situación, "a primera vista no han habido muchos daños", excepto la caída de unos árboles y algunos cortes de luz que no duraron más de media hora.

En Carolina del Norte, donde, por el momento, tampoco se han reportado daños de consideración, unos 30.000 usuarios se quedaron sin electricidad.

"Hanna", que estuvo a punto de convertirse en un huracán antes de llegar a la costa estadounidense, redujo la intensidad de sus vientos a 80 kilómetros por hora y se mueve con rapidez hacia el nordeste del país donde varios estados están en aleta.

El aviso de tormenta se extiende desde el norte de Cabo Fear hasta el río Merrimack, en Massachusetts, incluidos Pamlico, Albemarle Sounds, la bahía de Chesapeake, Tidal Potomac, Washington D.C., la bahía de Delaware, el puerto de Nueva York, Long Island Sound, Block Island, Martha's Vineyard y Nantucket.

Además, hay peligro de inundaciones en Carolina del Norte y algunas zonas de Nueva York y Nueva Inglaterra, y que se formen tornados aislados en el este de Carolina del Norte, el sur de Maryland y el este de Virginia.

La Cruz Roja Americana movilizó en ése estado a 2.300 voluntarios y tiene preparado 9.600 catres y mantas para distribuir en caso de necesidad. Además, las autoridades locales abrieron refugios para la población.

La Guardia Nacional también está preparada para desplegarse en la zona este del país en caso de que se les solicite.

En Maryland, el gobernador, Martin O'Malley, declaró el estado de emergencia ya que, según advirtió el jefe del departamento de gestión de emergencias las inundaciones "podrían llegar en cualquier comento".

El Servicio Meteorológico advirtió de posibles inundaciones en el área metropolitana de Washington, donde se colocaron 2.500 sacos de arena en las estaciones del metro que se inundaron en otras ocasiones.

Los canales de televisión emiten información continua sobre la evolución de la tormenta y dan recomendaciones.

La Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) instó a la población a mantenerse informada sobre la evolución de la tormenta y preparada en caso que tenga que permanecer en sus casas.

Recomendó, además, que tenga comida suficiente, material sanitario de emergencia disponible y un plan familiar de evacuación.

Mientras "Hanna" avanza hacia el norte, los meteorólogos permanecen atentos al huracán "Ike", que se acerca por el Atlántico hacia Cuba y el Golfo de México.

"Ike" ha alcanzado ya la categoría 3 en la escala de cinco niveles de Saffir-Simpson, y podría llegar a la devastadora categoría 4.

Sin embargo, desde la Administración del presidente, George W. Bush, se quiere transmitir un mensaje de tranquilidad a la población y se han redoblado los esfuerzos para que evitar que se repita un desastre como el que produjo el huracán "Katrina" hace tres años.

En su discurso radiofónico semanal Bush aseguró que el país está bien preparado para afrontar la tormenta "Hanna" y el huracán "Ike", y aseguró que el Gobierno tiene capacidad para responder a éstas y otras tormentas que puedan venir.

La semana pasada los servicios de emergencia del país se anticiparon al huracán "Gustav" y evacuaron a dos millones de personas del estado de Luisiana.