Público
Público

EE.UU. presiona a Europa para que ceda poder a los países emergentes en el FMI

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

EE.UU. instó hoy a Europa a que ceda parte de su poder en el FMI a los países emergentes que más han crecido en los últimos años y que están infra-representados, lo que en América Latina beneficiaría a Brasil, según los expertos.

David McCormick, subsecretario para Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro, expuso en detalle la política de su Gobierno en un discurso en el Instituto Peterson de Economía Internacional, ante una audiencia de académicos y analistas, y una nutrida representación del propio Fondo Monetario Internacional (FMI).

No se mordió la lengua por ello, y dijo que si la institución no aprueba una redistribución "significativa" del voto verá cómo los países emergentes "se alejan" de ella, defraudados.

El funcionario apretó las tuercas a Europa en especial y le pidió que renuncie a algunas de las sillas en el Consejo Ejecutivo del Fondo, el órgano que toma las decisiones del día a día.

"El Consejo Ejecutivo es demasiado grande e ineficaz", dijo McCormick.

Esta propuesta, adelantada por numerosos académicos, no fue incluida, sin embargo, en el plan inicial de la reforma elaborado por el español Rodrigo Rato, el anterior jefe del FMI, quien la consideraba imposible de lograr.

Actualmente, los países de la Unión Europea designan o tienen gran influencia en el nombramiento de 10 de los 24 miembros del Consejo. En comparación, América Latina cuenta con dos sillas y divide una tercera con España.

McCormick también se refirió a la nueva fórmula que se negocia para el reparto del porcentaje de voto de cada país.

El subsecretario afirmó que la ecuación debería basarse principalmente en el Producto Interno Bruto (PIB) calculado a precios de mercado.

Citó como otro factor "importante" el PIB medido con base en la paridad de poder de compra (PPP, en inglés), lo que beneficia en especial a países en desarrollo como China, India y Brasil.

En esas naciones una taza de café vale mucho menos que en el mundo desarrollado, lo que da lugar a un menor PIB, dado que este indicador es la suma del precio de los bienes y servicios producidos en un país. El PPP elimina esa distorsión.

En América Latina "Brasil tendrá que recibir un aumento de su voto. No hay duda de eso", dijo Riordan Roett, profesor de Johns Hopkins University, tras el acto.

Roett auguró un incremento de la influencia del gigante suramericano en el mundo por su buena gestión macroeconómica y su reciente descubrimiento de una gran reserva de petróleo en su territorio.

Chile también se vería beneficiado, a juicio de Fred Bergsten, el director del Instituto Peterson.

Sin embargo, los otros países latinoamericanos no ganarían poder con la reforma, según los analistas, ya que su crecimiento ha sido menor que en el resto del planeta en las últimas décadas.

En cambio, las estelares economías de China, India, Corea del Sur y de otros países asiáticos deberían adquirir mayor peso en el FMI, según Bergsten.

Para que la redistribución del poder se materialice será necesario que cedan las naciones sobre-representadas. "Es difícil porque los países no quieren renunciar al poder", admitió McCormick.

"Los países europeos de bajo crecimiento perderían voto, particularmente Reino Unido", añadió Bergsten.

Estados Unidos saldría beneficiado con una fórmula actualizada, pero McCormick reiteró que su Gobierno rehusará a cualquier incremento de cuota.

El subsecretario destacó en todo momento que el FMI debe reflejar la ascendencia de los países emergentes en el mundo.

Preguntado, sin embargo, por el G8, al que aspiran a entrar Brasil, Suráfrica, China e India, McCormick defendió su composición actual, restringida a siete países industrializados y Rusia.

Tampoco incluyó en su plan de reforma el fin del "pacto de caballeros" de EE.UU. con Europa, por el cual el director gerente del FMI siempre ha sido una persona del viejo continente, mientras que Washington se ha reservado la jefatura del Banco Mundial.

Consultado igualmente sobre el tema, McCormick declaró simplemente que la reciente elección de Dominique Strauss-Kahn para dirigir el Fondo fue "más transparente que en el pasado".