Público
Público

EEUU anuncia un plan para blindar la frontera con México

Pretende combatir la violencia en Tijuana y Ciudad Juárez, evitar que se extienda y controlar el tráfico de armas, droga y dinero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Estados Unidos presentó ayer un amplio plan para ayudar al Gobierno mexicano a luchar contra la violencia del narcotráfico y evitar que se extienda a su territorio. La estrategia pasa por redoblar la seguridad fronteriza y aumentar la cooperación con las autoridades mexicanas para luchar contra el tráfico de drogas, armas y el lavado de dinero.

El plan, detallado como avance de la visita que inicia hoy Hillary Clinton al Distrito Federal para preparar la del propio Obama a mitad de abril, tiene varios frentes. Parte de la inversión de 700 millones de dólares ya está contemplada en la llamada Iniciativa Mérida, aprobada por el Congreso el año pasado. Bajo ese paraguas se intensificará la cooperación con las autoridades mexicanas para hacer más eficiente su sistema judicial.

También se estrechará la colaboración entre los servicios de inteligencia para compartir información sensible y se implantarán mecanismos de vigilancia fronteriza 'no invasivos', como sofisticadas técnicas de vigilancia virtual. Para ello, el Departamento de Seguridad Nacional doblará el número de efectivos que vigilan la frontera y de los agentes de inteligencia que trabajan sobre el terreno con sus colegas mexicanos.

Además, se incrementará, los controles fronterizos con nuevas tecnologías y el FBI creará una unidad que centralice todas sus operaciones. En total llegarán casi 400 nuevos agentes a la frontera. Otro de los puntos clave de la estrategia es destinar parte de los fondos a programas educativos y de salud para reducir el consumo de drogas en EEUU. El plan no menciona el envío de soldados a las zonas más afectadas, como habían pedido los gobernadores de Texas y Arizona, lo que encendió las alarmas en México.

De momento también queda en el aire el despliegue de la Guardia Nacional.Con este ofrecimiento, Obama reconoce que la grave situación no sólo atañe al gobierno vecino, que no puede hacerle frente en solitario. El principal destino de la droga de los cárteles mexicanos es EEUU, a su vez origen de las armas que llegan a los narcotraficantes.