Público
Público

EEUU presenta Orión, la nave que llevará tripulación a Marte

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La NASA ofreció a los visitantes del National Mall de Washington la posibilidad de echarle un vistazo a una maqueta a tamaño natural de una nave espacial diseñada para volver a llevar astronautas estadounidenses a la Luna y algún día a Marte.

El Orion, una nave para misiones tripuladas construida por la Marina estadounidense, reemplazará a la flota de transbordadores que la NASA planea retirar en 2010 y se convertirá en la piedra angular del programa Constelación que explorará la Luna, Marte y quizás otros puntos del sistema solar.

"Estamos sencillamente muy orgullosos de construir esto, hacer algunas pruebas y demostrar a Estados Unidos que estamos avanzando más allá del transbordador espacial hacia otra generación de nave espacial", dijo Don Pearson, encargado de la prueba de recuperación post aterrizaje del Orion (POST, en sus siglas en inglés).

La Nasa tiene previsto utilizar Orion para trasladar a los astronautas a la Estación Espacial Internacional a partir de 2015. Eso permitirá la rotación de la tripulación cada seis meses "para pulir detalles", antes de dirigirse a la Luna y a Marte, explicó Pearson.

Los viajes a la Luna están programados para 2020, y se cree que la visita a Marte será posible en torno a la década de 2030.

El diseño de Orion se ha basado en la nave espacial Apollo, que fue la primera en llevar hombres a la Luna. Aunque tiene una forma similar, Orion es más grande, capaz de trasladar a seis tripulantes en vez de tres, y mejora la tecnología de los 60 para hacerla más segura.

"QUEREMOS IR A MARTE"

La nave ha sido bautizada como una brillante constelación que lleva el nombre de un cazador de la mitología griega.

"La razón por la que estamos haciendo todo esto es porque queremos ir a Marte", dijo Pearson.

Sin embargo, un viaje al planeta rojo requeriría tres años: De seis a nueve meses para llegar hasta allí y gran parte del resto del tiempo esperando que los planetas vuelvan a alinearse para permitir el regreso a la Tierra.

"No confiamos aún en nuestra tecnología para ser capaces de aguantar tres años sin que se rompan cosas irreparables", explicó el experto.

Por eso la NASA pretende realizar antes varios viajes a la Luna, un recorrido que sólo lleva tres días. Cada visita durará seis meses, en los que los astronautas establecerán un campamento y practicarán las actividades que quieren hacer en Marte.

"Ésa es realmente la meta, poner humanos en Marte, y viajar a la Luna es nuestro terreno de pruebas para lograrlo", concluyó Pearson.