Publicado: 20.05.2014 08:37 |Actualizado: 20.05.2014 08:37

El Ejército de Tailandia declara la ley marcial por las protestas y censura los medios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, declaró hoy la ley marcial, por medio del cual se otorgan facultades extraordinarias a las fuerzas armadas o la policía en cuanto a la administración de justicia y resguardo del orden público. Defienden que es para garantizar "la paz y el orden" en las protestas callejeras en las que han muerto 28 personas desde finales del año pasado.

En un anuncio televisado durante la madrugada, Prayuth dijo que "no se trata de un golpe de Estado" y que el objetivo es evitar violencia entre grupos de manifestantes rivales. Sin embargo, el jefe del Ejército asumirá a partir de ahora más poderes para controlar la seguridad, ordenó la disolución del Centro para la Administración de Paz y Orden, excepto los miembros del Ejército, la Marina o las fuerzas aéreas.

Los militares asumirán así todas las tareas relacionadas con la seguridad, incluidos los interrogatorios de sospechosos y entrega de pruebas a las autoridades judiciales, hasta ahora a cargo del Gobierno interino. "La gente no debe entrar en pánico, todavía puede vivir sus vidas de manera normal", añadió el representante del cuerpo castrense.

El ejército tiene ahora más poderes para controlar la seguridad

Los manifestantes antigubernamentales cancelaron una marcha debido a la declaración de la ley marcial.

Por su parte, los seguidores del Gobierno, conocidos como los "camisas rojas", anunciaron que continuarán con las protestas en Bangkok.

El jefe del Consejo de Seguridad del Gobierno interino, Paradorn Pattanatabut, indicó que los militares no consultaron con la Administración antes de declarar la ley marcial. "Todo es normal excepto que los militares son ahora los responsables de los temas de seguridad nacional", apuntó en un comunicado.

A principios de diciembre, el Ejecutivo de la ex primera ministra Yigluck Shinawatra disolvió el Parlamento y anunció elecciones generales para febrero, que posteriormente fueron boicoteadas por los antigubernamentales y el principal partido opositor.

El Tribunal Constitucional anuló en marzo los resultados de esos comicios, y hace dos semanas forzó la dimisión de Yingluck y nueve ministros por un caso de abuso de poder.

La ex primera ministra, que también ha sido acusada de negligencia por el polémico programa de subsidios para el arroz por la Comisión Anticorrupción, fue sustituida por Niwattumrong Boonsongpaisan.

Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Tailandia vive una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó en 2006 al primer ministro Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck, y a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio.

El Ejército ha urdido 19 asonadas, once de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.

El Ejército pidió este martes  a todas las radios y televisiones del país que alteren su programación habitual para conectarse con los medios de comunicación militares "cuando les sea requerido".

Varias fotografías muestran la presencia de militares en las instalaciones de los medios

El objetivo de la medida es que "la gente obtenga la información correcta y no una información distorsionada que profundizaría el conflicto", se explica en una orden difundida de manera simultánea en todos los canales de televisión.

El Ejército "prohíbe a todos los medios de información la distribución de cualquier noticia o fotografía que perjudique la seguridad nacional", añade el cuerpo castrense.

El canal Blue Sky, que apoya las manifestaciones antigubernamentales, cambió los mítines y marchas del grupo manifestante que suele emitir a diario por un mensaje que comunica el cese de emisión.

Otros nueve canales, entre ellos tres canales partidarios del Gobierno, también recibieron órdenes para dejar de emitir.

El diario Bangkok Post informa de que unos 100 efectivos militares han tomado las instalaciones de la compañía Thaicom Plc, propietaria del único satélite del país y operadora de la mayoría de los canales de comunicación.

Varias fotografías publicadas en las redes sociales muestran presencia de militares en otras televisiones locales, como el canal PBS o Canal 3.