Publicado: 01.12.2014 11:46 |Actualizado: 01.12.2014 11:46

La eléctrica alemana E.ON vende su negocio en España y Portugal por 2.500 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El grupo eléctrico alemán E.ON anunció el lunes la venta de sus negocios en España y Portugal al fondo australiano Macquarie y a Wren House, vehículo de inversión de Kuwait Investment Authority, por un importe de 2.500 millones de euros.

En un comunicado, Macquarie recordó que los activos adquiridos comprenden una red de distribución de 32.000 kilómetros en España, una cartera de 4,0 GW en generación convencional y renovable y una red de 65.000 clientes en mercados liberalizados y regulados. El gigante australiano participa en la adquisición a través de su fondo en infraestructuras europeas MEIF4, que ya ha invertido en energías renovables en Italia y Francia, y en redes de gas en Alemania y República Checa. Macquarie añadió que MEIF4 y Wren House dijeron que esperan cerrar la adquisición en el primer trimestre de 2015.

Junto con la desinversión en la Península Ibérica, el grupo alemán anunció la segregación de su negocio tradicional, que comprende la generación convencional de energía, el comercio de global de energía y las áreas de exploración y producción para su posterior salida a bolsa.

Además, E.ON dijo que tendrá que realizar unos saneamientos por valor de 4.500 millones de euros, por el deterioro de sus centrales y de su negocio en el sur de Europa.

Tras la segregación del negocio industrial, el grupo E.ON se centrará en la energía renovable, la gestión de las redes eléctricas y de gas natural y la comercialización de energía. E.ON justificó el cambio de rumbo con "cambios dramáticos en los mercados energéticos mundiales, la innovación tecnológica y las expectativas cada vez más diversas de los clientes". "El actual amplio modelo de negocio de E.ON ya no puede hacer frente de forma adecuada a los nuevos retos", dijo el consejero delegado de E.ON, Johannes Teyssen, en una nota de prensa.

Unos 20.000 de los 60.000 empleados de E.ON se transferirían a la nueva sociedad que saldrá a cotizar en bolsa, dijo la compañía. Las divisiones de generación, producción y trading representaron el 35% de los 9.320 millones de euros de beneficio bruto operativo (ebitda) del grupo en 2013, mientras que los negocios regulados y de renovables supusieron el 54%. En una primera fase, E.ON traspasará la mayoría del capital de la nueva compañía a sus accionistas, evitando vender acciones nuevas en el mercado con una oferta pública. Así, los inversores de E.ON tendrán acciones en la nueva compañía además de en la matriz.

E.ON, con una deuda neta de 31.000 millones de euros, dijo que vendería su participación minoritaria en la nueva compañía a medio plazo para reforzar su balance.

Con la segregación del negocio de generación eléctrica, E.ON se libra de un sector que ha acusado duramente la decisión de Alemania de impulsar las energías renovables a costa de las centrales de gas, carbón y nucleares. En los últimos seis años, E.ON se ha dejado en bolsa casi tres cuartas partes de su valor, capitalizando ahora 29.000 millones de euros frente al máximo histórico de más de 100.000 millones en 2008.