Público
Público

Las eléctricas ingresan más de 40 millones al año por los contadores

El Gobierno planea agilizar el cambio de los nuevos equipos 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sólo un 15% de los 24,6 millones de puntos de suministro de electricidad existentes en España tienen un contador de la luz en propiedad. El resto son alquilados. El negocio para las eléctricas en los últimos años no es desdeñable.

Las distribuidoras cobran a cada cliente entre 54 y 87 céntimos de euro al mes por el alquiler, en función del tipo de aparato, aunque el precio más habitual es el primero, que corresponde a los más antiguos. Estos (con más de 15 años de vida, y muchos de ellos en malas condiciones) son cerca de la mitad del total.

Si se considera el número de contadores en arrendamiento, y sólo en función del precio mínimo que se cobra, el alquiler supone unos ingresos anuales de, al menos, 40 millones para las eléctricas. Teniendo en cuenta la antigüedad de buena parte de los contadores, lo lógico es que al menos la mitad de esos equipos ya estén sobradamente amortizados.

En el caso de que su precio fuera, en su momento, de 20 euros (algo improbable hace 15 años), las eléctricas habrían recuperado su inversión en apenas tres años. El resto del tiempo serían ganancias.

Según esas estimaciones, en el caso de un contador con 15 años de antigüedad, las eléctricas se habrían embolsado, libres de polvo y paja, la respetable cifra de 480 millones de euros en ese periodo.

El Ministerio de Industria, consciente del revuelo montado a raíz de la nueva facturación mensual (basada en estimaciones cada dos meses), prepara medidas, que podrían presentarse 'en las próximas semanas', para intentar agilizar la instalación de los contadores de nueva generación.

Entre otras muchas cosas, estos aparatos permiten a los empleados de las eléctricas conocer a distancia el consumo de un usuario, lo que agiliza mucho el proceso de lectura.

Así, se podría plantear que la lectura de los contadores sea mensual y no bimensual, como ahora. Sería el enésimo intento de impulsar un plan que lleva años de retraso.

Se supone que todos los contadores deberían estar renovados en el año 2018. Según los cálculos de Industria, los consumidores que tengan instalados contadores electrónicos y se acojan a las modalidades de tarifa con discriminación horaria podrían reducir su factura eléctrica hasta un 8%.

Desde el 1 de julio de 2007, las eléctricas están obligadas a montar estos equipos (que cuestan unos 90 euros) en todos los nuevos puntos de suministro eléctrico de menos de 15 kilovatios contratados (es decir, todos los clientes domésticos) y en los equipos viejos que haya que sustituir.

La única compañía que hasta ahora ha informado del desarrollo de su plan renove de contadores es Iberdrola.

La eléctrica asegura que está 'a la cabeza' respecto a sus rivales. En diciembre pasado, la empresa decía haber instalado más de medio millón de contadores desde la puesta en marcha del plan en julio de 2007, con una inversión estimada de 50 millones de euros. El objetivo de Iberdrola es instalar 1,5 millones de equipos este año.