Público
Público

La elegancia "dandy" de Il Divo encuentra su lugar en Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cuarteto Il Divo ha conquistado esta noche a su público en un concierto celebrado en el Palacio de los Deportes de Madrid y en el que ha sido protagonista su componente español, Carlos Marín, quien se ha comportado como un auténtico galán ante las miles de fans femeninas que coreaban al ritmo de sus ídolos.

Tras su concierto de ayer en el Palau Sant Jordi de Barcelona, el grupo internacional de pop-ópera creado por el productor musical Simon Cowel, ha aterrizado esta noche en la capital en la que es su cuarta gira mundial con motivo del lanzamiento de su quinto álbum de estudio, "Wicked Game".

Én el, llevan trabajando más de tres años, tal y como ha asegurado Carlos, el barítono madrileño ante un estadio prácticamente lleno.

Con un fuerte directo, y acompañados únicamente por una orquesta sinfónica, "Il Divo" ha dado una lección de elegancia y ha demostrado que no es imprescindible una gran coreografía para encandilar a su público, mayoritariamente femenino.

El cuarteto, ganador del Premio Billboard en 2009 por su gira "An evening with Il divo", comenzaba la noche con la versión de "Te Amaré" de la película Moulin Rouge. Y con la entrada de la voz del barítono español, el público comenzaba a aplaudir.

Tras la canción, ha llegado el primer saludo del grupo. Recogiendo el testido de las miles de mujeres reunidas esta noche, Carlos les dedicaba un saludo y el primer piropo de la noche: "Sois como el vino, mejoráis con el tiempo".

Tras interpretar "Every time I look at you", y nuevos temas, como la versión de "Don't cry for me Argentina", volvían la cara al público para adelantar la que iba a ser su próxima canción, una versión de "Somewhere", del musical de "West Side Story".

David ha explicado que ha sido en el teatro musical, representado por esta canción, donde el cuarteto musical ha encontrado una oportunidad para renovarse.

Ya con el cierre del primer acto, interpretando "My Way" de Frank Sinatra, llegaba la anécdota de la noche, donde el estadounidense ha sufrido un pequeño traspié, haciendo saltar la carcajada entre el público.

Después de un descanso de veinte minutos, "Il Divo" cambiaba su vestuario por un traje y sonaba al piano "Claro de luna" de Beethoven acompañando a "Senza Parole", perteneciente al álbum que presentaban esta noche en Madrid.

Le seguirían entre otras "Hallelujah" y el vitoreado "Regresa a mí", de anteriores discos.

Con esta última llegaba el punto álgido de la noche en la que Carlos Marín, el español del cuarteto, volvía a coger el micro y anunciaba ser el único soltero del grupo y preguntaba cuántas chicas solteras querían vérselas con el galán madrileño, provocando que todas ellas se agolparan en pleno cerco de seguridad del escenario y arrojaran hasta un mantón de manila.

El final de la noche ha corrido al cargo de "Pour que tu m'aimes encore", donde el Palacio de los Deportes de Madrid volvía a responder con aplausos y "Somewhere", canción que según el componente francés, Sébastien Izambard, representa "la esencia del grupo por haber sido capaces de encontrar un lugar entre el pop y la ópera".

Tras el amago de marcharse, los cuatro enfundados en chaqués, interpretaban su despedida con qué mejor himno que "Time to say goodbye" de su último disco "Wicked game".

Carlos Marín, el protagonista de la noche, se despedía orgulloso de volver a su tierra. No sabemos si él habrá encontrado su hueco entre las miles de fans femeninas que todavía seguían a pie de escenario aplaudiendo la actuación de este cuarteto.