Público
Público

El embajador español en Honduras vuelve a Madrid a la espera de reincorporarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El embajador de España en Honduras, Ignacio Rupérez, ha regresado a Madrid después de haber estado dos meses y medio en El Salvador esperando su reincorporación en Tegucigalpa, lo que sigue pendiente de que el Gobierno reconozca al nuevo presidente electo Porfirio Lobo después del golpe de estado.

Rupérez permanecerá en Madrid "hasta que se den las condiciones para que pueda volver a Honduras", de donde salió el pasado 3 de julio al ser llamado a consultas por el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, han informado a Efe fuentes de este departamento.

El Gobierno adoptó esta medida en protesta por el golpe que derrocó al presidente Manuel Zelaya y que aupó al poder a Roberto Micheletti el pasado 28 de junio.

Al conocerse que Zelaya volvió a Tegucigalpa para refugiarse en la Embajada de Brasil el pasado 21 de septiembre, Moratinos ordenó el regreso del embajador español, pero Micheletti impidió su entrada en el país, por lo que tuvo que desviarse a El Salvador.

Rupérez ha estado desde final de septiembre en la Embajada española en el país vecino a Honduras, pendiente de la evolución de los acontecimientos.

La intención de Exteriores es que el encargado de negocios que suple a Rupérez al frente de la Embajada española en Tegucigalpa "hable en algún momento" con el entorno del nuevo presidente para analizar la situación, añaden las fuentes.

España aún no ha reconocido la victoria electoral conseguida por Porfirio Lobo, el candidato del Partido Nacional, el pasado 29 de noviembre, al considerar que sigue sin restablecerse la normalidad democrática quebrada por el golpe.

No obstante, el Gobierno confía en que la reunión prevista en los próximos días entre Lobo y Zelaya con la mediación de la República Dominicana permita abrir un diálogo político que permita resolver la crisis de Honduras.