Público
Público

Embarazadas que comen grasas trans tienen bebés de mayor peso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las mujeres embarazadas que consumen grasastrans en golosinas, "snacks", comida rápida y otros alimentospoco saludables darían a luz bebés de mayor peso, según señalaun estudio efectuado en Estados Unidos.

La investigación, publicada en American Journal of ClinicalNutrition, se realizó con casi 1.400 mujeres embarazadas yhalló que cuanto mayor es el consumo materno de grasas trans-que elevan el colesterol LDL o "malo" y reducen el HDL o"bueno"- durante el segundo trimestre de embarazo, mayor es eltamaño del bebé al nacer.

El estudio no prueba que sólo las grasas trans impulsen elcrecimiento fetal y, si lo hacen, no está claro cuán dañinopodría resultar esto. Pero existen riesgos al tener a un bebécon peso más elevado de lo normal, dijo la autora JulianaCohen, de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston.

Los bebés grandes tendrían que nacer por cesárea y algunosestudios hallaron que correrían más riesgo de diabetes yenfermedad cardíaca más adelante en su vida, añadió Cohen.

"Es prudente limitar las grasas trans en la dieta de todasmaneras. Además, las mujeres embarazadas deberían pensar encómo (las grasas) podrían afectar el crecimiento fetal", indicóla experta.

Las grasas trans artificiales se encuentran en alimentosque contienen aceites parcialmente hidrogenados, entre ellosmuchas galletas, papas y otros "snacks" envasados -horneados yfritos-, al igual que en la comida rápida.

Algunas carnes y productos lácteos contienen grasas transnaturales, pero las personas obtienen la mayor parte de lasgrasas trans en su forma artificial, aunque los productores dealimentos y algunos restaurantes han estado reduciendo suscantidades debido a su mala fama.

El último estudio se realizó con unas 1.400 mujeres de lazona de Boston que dieron a luz entre 1999 y el 2002. Lasparticipantes completaron cuestionarios sobre alimentacióndurante el primero y el segundo trimestre de gestación.

La relación entre el mayor consumo de grasas trans y eltamaño del bebé al nacer se mantuvo aún luego de que losexpertos tuvieran en cuenta factores como el peso corporalprevio al embarazo, el ingreso, la educación y la ingestacalórica de las mujeres.

El equipo calculó que por cada 1 por ciento de aumento enel consumo de grasas trans como reemplazo de carbohidratos enla dieta diaria de una mujer, aumentaba levemente el "registroZ" de crecimiento fetal, que tiene en cuenta el peso del bebéal nacer y la semana de gestación durante la cual nace.

Cohen dijo que mientras que los efectos de esto seríanlimitados en la vida posterior, es mejor evitar los alimentosque contienen grasas trans para una buena salud general.

Desafortunadamente, este tipo de alimentos suelen ser losque las mujeres más desean durante el embarazo, añadió laautora.