Público
Público

Empiezan los expedientes de empleo en Nueva Rumasa

El fondo de EEUU Oaktree decidirá en una semana si se hace con el grupo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El eslogan escogido por Nueva Rumasa para publicitar el grupo de la familia Ruiz-Mateos ('Comprometidos con el empleo') pierde brillo por días. Tras conocerse que las fábricas del sector agroalimentario adeudan a sus trabajadores más de tres millones de euros y que dos de las tres plantas de Clesa tenían totalmente paralizada la producción por falta de materia prima, ayer la dirección de Clesa Madrid informó a los empleados de su intención de retomar las negociaciones para pactar un expediente de regulación temporal de empleo (ERE) que afectaría a sus 300 trabajadores.

El expediente se había tratado ya a finales del pasado año, cuando la escasez de materias primas por el impago a proveedores empezó a minar la capacidad de producción de Clesa, pero había quedado en suspenso por la solicitud de preconcurso de acreedores del conglomerado empresarial.

Cuando parecía que el tema no se retomaría hasta ver qué ocurría en los tres meses que tienen ahora las empresas para renegociar su deuda, Clesa Madrid ha vuelto a plantear el ERE temporal, al parecer con la intención de llegar a un acuerdo rápido y empezar a aplicarlo lo antes posible, comentaron fuentes sindicales. Hoy volverán a reunirse.

El comité de la empresa volvió ayer a pedir que les sea entregado un plan de viabilidad y las cuentas y está en principio en contra del ERE porque considera que lo importante es lograr liquidez para volver a producir y que no se pierdan más contratos (ya se ha perdido la marca blanca). La compañía planteó en enero un expediente de reducción de jornada de 18 meses en el que se trabajaría el equivalente en horas a seis meses.

Mientras sus fábricas, a pesar de ser rentables, agonizan, la familia Ruiz-Mateos mantiene conversaciones con diversos fondos de capital riesgo en busca de inversión. Días antes de anunciar el preconcurso, llamaron a la puerta de Oaktree, un gigantesco fondo de capital riesgo estadounidense dedicado a la reestructuración de empresas en dificultades que se dio a conocer en España por su entrada en Panrico y Campofrío.

Fuentes cercanas a la negociación aseguraron a Público que Oaktree se plantea seriamente adquirir las empresas de alimentación en preconcurso de Nueva Rumasa (no así los hoteles de Hotasa ni el Rayo Vallecano) para crear un gran grupo de alimentación. La decisión se tomará en una semana, añadieron. No podría esperarse mucho más dada la situación de las fábricas y que tras decidirse a una propuesta en firme tendrán que mirar a fondo la compleja estructura del conglomerado Ruiz-Mateos.

Se estima que pagarían menos de 500 millones y asumirían los 700 millones de deuda. La fórmula de Oaktree, que pacta con algunos bancos acreedores la conversión de su deuda en capital (convirtiéndolos en accionistas) y compra la del resto, hace que sea vital la postura del Banco Santander, al que Nueva Rumasa debe en torno a 300 millones.