Público
Público

ENFOQUE-Estadounidenses consumen cada vez menos carne

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Meredith Davis

En la última década,ganaderos y frigoríficos han mirado con desesperación cómo elconsumo de carne de res de Estados Unidos ha disminuidoconstantemente, cediendo terreno a carnes más magras, así como atendencias vegetarianas entre quienes son conscientes de susalud.

Más recientemente, el alto nivel de desempleo en la naciónmás rica del mundo ha hecho que los estadounidenses eviten losrestaurantes donde la carne es un plato común y opten por comeren casa un menú de bajo costo que no incluye filetes.

El Departamento Agricultura de Estados Unidos calculó elconsumo de carne per cápita en el país en el 2011 en 57,4 libras(unos 26 kilos), un 13 por ciento menos que hace 10 años y hastaun 25 por ciento menos respecto a 1980.

En el 2012, el USDA (por su sigla en inglés) prevé que losestadounidenses consumirán en promedio 54,1 libras (unos 24,5kilos) de carne de vaca.

La industria de la carne está haciendo frente a cambios enel desarrollo de nuevos cortes que satisfacerán el apetito porlos filetes, pero a un costo menor.

Además, el sector se ha beneficiado de una enormerecuperación en las exportaciones de carne, en particular a Asiay Rusia, donde los consumidores están mejorando sus dietas y sehan desvanecido los temores sobre la enfermedad de las vacaslocas.

Productores de carne, como Tyson Foods, JBS, Cargill yNational Beef, se están repartiendo el mercado de nuevas einteresantes maneras.

Las porciones de carne que alguna vez se pretendió utilizarpara fabricar carne picada o para asados, como asado decostilla, ahora son divididos en cortes más baratos de carnepara el paladar estadounidense.

"Estos nuevos cortes de bistec más baratos se hicieronpopulares durante la recesión y aun lo son", dijo Chris Calkins,profesor de ciencia animal de la Universidad de Nebraska.

En el punto más álgido de la recesión, la industria de lacarne vio un descenso en el consumo de lomo y ojo de bife enrestaurantes de alta cocina.

"Esto creó una oportunidad para las compañías y empresasminoristas de carne de res de promover los cortes de altacalidad en los supermercados, pero en porciones más pequeñas",dijo Trevor Amen, director de inteligencia de mercado de laAsociación Nacional de Ganaderos de Carne.

"Hemos tenido éxito en mantener las ventas y el movimiento deproductos mediante la producción de paquetes más pequeños ylivianos de nuestros artículos de carne más caros", dijo KarenMay, gerente de comunicaciones externas de Supervalu, una cadenaminorista estadounidense.

A medida que la difícil situación económica y el alza de losalimentos afecta los presupuestos de los estadounidenses, losconsumidores buscan maneras de reducir costos. Expertos de laindustria de la carne refieren que los estadounidenses aúnanhelan la "experiencia de comer carne", pero a un menor precio.

Una táctica incluso más popular para reducir costos ha sidocomprar carne de res, muchas veces en grandes cantidades, enlugar de bistec, creando lo que se conoce como la "economía dehamburguesa", dijo Erin Borror, economista de la Federación deExportacion de Carne de Estados Unidos.

Las ventas de carne molida de res en términos de dólaresaumentaron un 7 por ciento en las últimas 52 semanas, mientrasque los cortes de carne subieron un 1,3 por ciento, según datosde la Asociación Nacional de Ganaderos.

En un esfuerzo por mejorar las ventas nacionales de carne,del gigante Tyson Foods Inc lanzó una promoción de verano en el2011 anunciando su carne molida de calidad para hamburguesasdurante la mayor temporada de asados a la parrilla que fueseguida por 1.600 tiendas minoristas, dijo Gary Mickelson,portavoz de Tyson.

Estos esfuerzos, además de las fuertes exportaciones y deuna disminución de la carne importada han ayudado a impulsar elprecio promedio al por menor de la carne a un récord de 5dólares por libra en noviembre, mostraron datos del Gobierno deEstados Unidos.

EXPORTACIONES EN AUMENTO

Mientras que los estadounidenses están comiendo menos carnede res, el apetito en el extranjero es cada vez mayor, sobretodo en lugares como Japón, Corea del Sur y Rusia, que haayudado a las ganancias de carne de la empresa.

En los primeros 10 meses de este año las exportaciones hanaumentado un 25 por ciento respecto al año anterior, ubicandolas ventas del 2011 en camino a niveles récord.

Los cortes de carne más caros, como el ojo de bife ycostillas, que han sido consumidos durante años aquí, estánsiendo consumidos cada vez más por clientes en el extranjero queestán ampliando su presencia en el mundo de la buena mesa.

"Los (clientes) estadounidenses se están reduciendo. Elcrecimiento y la demanda están ahí para las exportaciones", dijoChandler Keys, portavoz de la filial en Estados Unidos de labrasileña JBS, el mayor productor mundial de carne.

La industria se mantuvo sin cambios por el brote de laenfermedad de las vacas locas, al tiempo que consumidores en elextranjero inicialmente rechazaron la carne vacunaestadounidense por temor a la forma humana de la enfermedad, loque, como consecuencia, redujo las exportaciones.

Desde entonces, los mercados de exportación han reanudado susactividades lentamente.

Japón, el mercado de exportación para la carne vacunaestadounidense antes del brote de la enfermedad de las vacaslocas, ha reanudado gradualmente las compras de carne desde el2003 y es ahora el tercer mayor importador.

Además, el país asiático está considerando reabrir suspuertas totalmente a la carne, una medida que podría sumar 1.000millones de dólares al valor de las exportaciones de carnevacuna estadounidense, dijo la Federación de Exportación deCarne de Estados Unidos